El Perchel                    ...y la Trinidad
 

1773

francis carter

convento del Carmen SIGLO XIX

DESDE convento de LA TRINIDAD SIGLO XIX

PADRE POYATOS

convento de SANTO DOMINGO

SIGLO XIX

CALLE BÁLMEZ

CALLE FUENTECILLA

CALLE CUARTELEJOS

PROCESION VIRGEN DEL CARMEN

CRUZ DE MAYO

PROCESION VIRGEN DEL CARMEN

Plano de la plaza de málaga 1723

archivo municipal de málaga

1723

Pero  hay que retroceder 2800 años....de nuevo, para conocer con conocimiento de causa, la auténtica personalidad de los habitantes del barrio , nos emplazamos en el siglo 8 º al 3º  antes de Cristo, unos semitas viajeros , los fenicios de tiro y alrededores, navegan desde el Guadalorce buscando un nuevo asentamiento ya que el anterior se lo llevó la riada. recalan en la zona más Baja  y más protegida de la colina de Gibralfaro, donde colocaron el Pharo y construyen refugios, puerto y factorias para tratar el pescado y comerciar con los habitantes. Siguen la linea de costa para ubicarse y lejos del nucleo principal de la colina, colocan las factorias, establecimientos industriales y Necrópolis, como después fue la tónica acostumbrada. De nuevo fuera de las murallas, los habitantes se deben defender por sus medios, hasta poder refugiarse en ellas, en los casos de conflicto y ataques. Negociaban con los Iberos de la zona que ya llevaban tiempo  establecidos en el perchel.
Los descubrimientos arqueológicos de calle Mármoles, zona donde la linea de costa antigua estaba cercana,  refuerzan la idea de la importancia de la zona industrial fenicia.
Cuando los siguientes “turistas” los romanos , llegaron para desalojar a los Cartagineses , sucesores de los fenicios, repitieron la misma y util disposición aunque tuvieran factorías al mismo lado del teatro . conociendose por escritos recuperados, en marmol y tablillas, patrones de pesca y empresarios del salazón, (GARUM) exportadores del producto Malagueño a todo el Imperio conocido.
Calle Mármoles
2
1
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
ZONA
MARITIMA
HORNO ALTOIMPERIO
c/ CERROJO
CALZADA NECROPOLIS
B/ TRINIDAD
8
10
7
14
ZONA
MARITIMA
PUERTO
FACTORIA
c/ CERROJO
15
NECROPOLIS
FORO
FENICIO

ARROYO CALVARIO

TERMAS

RIO DE LOS CONFEDERADOS

7
RUINA ARABES PERCHEL
CONVENTO DEL CARMEN
Siglo XI
Siglo XIII
Siglo XIV
Isla de Arriaran
Arrabal Fontanella
Arrabal Attabanim

convento de Santo Domingo y puente de madera

FUSILAMIENTO DE TORRIJOS

Antonio Gisbert

Desde que Cervantes incluyera los Percheles de Málaga, con toda justicia, en el mapa de la picaresca española, el barrio se fue rodeando de una aureola de bravura, majeza y casticismo andaluz, en la que había un fondo de verdad y mucho de fantasía, hipérbole y leyenda.

 El flamenquismo y el costumbrismo localista literario de fines del siglo XIX y comienzos del XX, actuando sobre aquellas, acabaron por perfilar la estampa convencional y falsa que, después, pretendía vanamente encontrar en la realidad el forastero o extranjero que arribaba a Málaga, y seducido por el prestigio pintoresco del nombre del Perchel, se adentraba por las calles del barrio. Y, sin embargo, existía mucho de todo aquello de que tanto se hablaba, pero ... de otra manera. Era algo más sutil e inaprensible que la consabida viñeta, y que no se daba así como así, a las primeras de cambio, sino poquito a poco, al calor de la convivencia, y sin otra Guia utilizable que el de los ojos y el del corazón. 

Los orígenes modernos del Perchel fueron humildes e industriosos. En 1493, para evitar los malos olores y los perjuicios que la preparación de la anchoa producían dentro del recinto de la ciudad, se acordó edificar una acera de casas destinadas a esta industria -rezan viejos papeles- "dende los paredones que están de aquella parte del Guadalmedina por la vereda de las huertas, hasta dar en el sitio del mesón de Berlanga, una casa en pos de otra, con sus portadas hacia el mar". Treinta y un solares se concedieron gratuitamente a otros tantos vecinos industriales, a condición de edificar en el término de un año. Al mismo tiempo, y considerando que "en todas las cibdades nobles que alcanzan playa de pesquería, conviene tener viñales y percheles para enjugar los pescados",

 el Concejo acordó también señalar sitio para ellos "a la otra parte del Guadalmedina, vera de la playa, dende la dicha Guadalmedina hazia las torres de Fonseca, dexando calle bien ancha ... entre la hazera de las casas del anchova y los dichos percheles ... ". También se midieron y se señalaran solares para tenerías; y a comienzos del siglo XVI se estableció más allá de las anchoverías y percheles, el Matadero para el abasto público de carne. Y así nació el barrio; y bien pronto la pesca y sus industrias, con sus "señores de barcas", patrones y marineros, pescadores y jabegotes, calafates y toneleros, cordeleros y esparteros y trabajadores de la mar, fueron formando allí, junto a la desembocadura del Guadalmedina y la playa inmediata, una población ajetreada y laboriosa, apartada, y, en cierto modo, independiente del casco urbano, abigarrada, libre de lengua y pronta de mano, celada y reglamentada, no siempre con resultado positivo, por el alcaide del mar y sus alguaciles, gravada por el Concejo y por los oficiales del Tribunal del Almirantazgo, y de cuyo plantel, bravo y avisado, surgió como producto típico el "charrán" de las playas malagueñas. 

Hacia el final de los edificios, almacenes y talleres, y como protegiendo el incipiente arrabal, se alzaban las torres de Fonseca, una de ellas más alta, cuadrada y coronada de almenas, con su campana de la vela para tocar a rebato, pues en 1502 por los asaltos de los moros fue preciso establecer una guarda de tres peones, y fortificar las calles y callejas que salían a la playa, defendiendo los propios vecinos sus casas, embarcaciones e industrias contra piratas y salteadores.

Revista Jábega

De este modo,el peligro cotidiano fue templando el ánimo y acrisolando la valentía de los primitivos percheleros. Temerosos de Dios y muy devotos fueron también aquellos hombres; pues consta que junto a las mentadas torres tuvieron, desde un principio, los armadores y gentes del mar una pequeña ermita bajo la advocación de San Andrés, que tras servir de hospital durante una epidemia, fue el núcleo junto al cual se fundó, en 1584, el convento de Carmelitas Descalzos que llegó hasta el siglo XIX y cuya iglesia es la que existe hoy. Pero el edificio religioso más antiguo e importante del barrio era el monasterio de Santo Domingo, dotado con largueza por los Reyes Católicos, que se alzaba en la salida del puente de piedra y fábrica que existía en tiempos de los árabes y que restauraron los cristianos, único medio en aquellos tiempos de comunicación normal entre las dos riberas del Guadalmedina, y que fue destruido por la inundación de 1661 y reemplazado por otro de madera. Aparte de estas construcciones religiosas, de la zona industrial junto al mar y del Matadero, todo lo demás de los Perche les eran huertas cuidadas y frondosas que se extendían hasta el camino de Antequera por el norte y rebasaban el Arroyo del Cuarto por el oeste, todas con  casas, pozos y albercas cuyas aguas corrían por acequias y canalillos. Pero bien pronto entre estas huertas llamadas de "lo cercano", que se repartieron entre la gente principal, se fueron abriendo calles y construyendo casas, creciendo el barrio rápidamente, pues ya en 1558 se citan los Percheles como "una de las buenas partes de la población que hay en esta cibdad" . Al socaire del Matadero con sus abastecedores de reses, marchantes y tratantes, carniceros, jiferos y matarifes, va prosperando otra industria: la de los curtidores, lo que determina también un incremento de casas de morada, talleres y tiendas. Se empiedran calles, se ponen marmolillos en algunas para evitar el paso de carretas, se señalan sitios para vaciar los detritus y escombros, se gana terreno al río y surgen los pasillos del Matadero y de Guimbarda. Las necesidades espirituales del barrio también son atendidas. Corresponde el Perchel a la parroquia de San Juan y desde esta iglesia acuden sacerdotes a la otra parte del río para ejercer su ministerio; pero prácticamente y en muchas ocasiones resulta difícil y hasta imposible, sobre todo a altas horas de la noche y en tiempos de lluvias y avenidas. Por ésto, en 1658, el obispo don Diego Martínez de Zarzosa erige como ayuda de parroquia la iglesia de San Pedro, en una placeta situada en el corazón del barrio y cercana a su calle principal que ya es llamada Ancha del Carmen o Ancha de los Percheles.

El modesto templo es dotado en el siglo siguiente con diversas capellanías y mandas benéficas y piadosas por un hijo del barrio, don Lorenzo Armengual de la Mota, que de su humilde origen de "chavea" de la playa supo elevarse por sus méritos a un nivel distinguido, llegando a ocupar la presidencia del Consejo de Hacienda y la sede episcopal de Cádiz. En el siglo XVIII se gana terreno al mar. Van quedando en el interior las calles de las anchoverías y de los percheles, y se trazan otras vías más anchas y rectas, como las del Mar y Almacenes, o sea, las actuales de Salitre y Cuarteles. Se multiplican las tiendas de artesanos de diferentes oficios, aumentan las bodegas de vinos y las faenas de frutos secos. Pero el acontecimiento de mayor importancia y trascendencia local en la vida del barrio en este siglo es sin duda la construcción de la primera plaza de toros de Málaga. Debida a la iniciativa y actividad de dos regidores se levanta rápidamente en terrenos inmediatos al convento del Carmen, con capacidad para 5.000 espectadores, y es inaugurada el 9 le octubre de 1791, con una corrida de cuatro toros, por la mañana, y otra de ocho, por la tarde; figurando como espadas, con otros dos, el célebre Pepe-Hillo y Jerónimo José Cándido. Más de treinta corridas se celebran por temporada en los años sucesivos, actuando como matadores muchas veces el primero de los nombrados y el famoso Pedro Romero. La animación del barrio crece por esta circunstancia, pues la fiesta nacional atrae a todos, sin distinción de clases, y las casacas y pelucas de señores de la ciudad se ven con tanta profusión como las chupas y las redecillas de la gente del pueblo, y por la calle del Carmen cruzan calesas y diablas, y alguna que otra anticuada carroza de gente principal, y bastantes jinetes, amén de picadores; y. a balcones y rejas se asoman sobre todo mujeres que se distraen con el bullicio que precede y sigue a las corridas.

 Tras el período de invasión y ocupación francesa, en el que no faltan los hechos de valor y coraje, y en medio de las luchas políticas entre liberales y absolutistas, una de cuyas páginas, la del fusilamiento de Torrij0s, se escribe en las playas percheleras de San Andrés, el siglo XIX es el de la plenitud del barrio. El crecimiento de su población, fenómeno general, es enorme; aumentan y se amplían las bodegas de vinos y los almacenes de frutos de la tierra, y se crean nuevas e importantes industrias; como la Ferrería de Trigueros, "La Aurora", fábrica de tejidos, al final de los Callejones, y también la fábrica de gas para el alumbrado público, en el Arroyo del Cuarto. Las industrias y el intenso comercio de exportación que animan el puerto y la ciudad sobre todo en la época de la "vendeja", y que tiene su principal centro productor en el barrio del Perchel, determina que las clases mercantiles malagueñas construyan un puente metálico a sus expensas, que pone en comunicación directa la señorial y burguesa Alameda con el barrio; y al coincidir su inauguración con el triunfo de las armas españolas en África, se le da el nombre de puente de Tetuán. Con el establecimiento del ferrocarril años más tarde, cuya estación terminal y talleres se emplazan en el terreno de las antiguas huertas que se expropian, se acentúa el carácter obrero del barrio. y en esta modesta prosperidad y holgura general, en medio de su vivir ajetreado y laborioso, pero fácil, perduró el genio local, eso tan indefinible que es lo andaluz, y que aquí, como en cada parte de Andalucía, tuvo su propio matiz. Fueron las rejas y balcones floridos; fue el patio encalado y riente, con la policromía de sus arriates, fue el cante y el baile, la viveza en el pensar, la broma o la burla chispeante, la réplica pronta, la gracia en el gesto y la elegancia en la actitud, la belleza de muchas mujeres o los rasgos bellos en la mayoría, y cierto desplante de valentía y apasionamiento en los hombres.

revista Jábega


lorenzo armengual de la motahttp://www.fadaum.org/pdf/lorenzo_mota.pdf

-No esperaba yo menos de la gran magnificencia vuestra, señor mío -respondió don Quijote-; y así, os digo que el don que os he pedido, y de vuestra liberalidad me ha sido otorgado, es que mañana en aquel día me habéis de armar caballero, y esta noche en la capilla deste vuestro castillo velaré las armas; y mañana, como tengo dicho, se cumplirá lo que tanto deseo, para poder, como se debe, ir por todas las cuatro partes del mundo buscando las aventuras, en pro de los menesterosos, como está a cargo de la caballería y de los caballeros andantes, como yo soy, cuyo deseo a semejantes fazañas es inclinado.

El ventero, que, como está dicho, era un poco socarrón y ya tenía algunos barruntos de la falta de juicio de su huésped, acabó de creerlo cuando acabó de oírle semejantes razones, y, por tener qué reír aquella noche, determinó de seguirle el humor; y así, le dijo que andaba muy acertado en lo que deseaba y pedía, y que tal prosupuesto era propio y natural de los caballeros tan principales como él parecía y como su gallarda presencia mostraba; y que él, ansimesmo, en los años de su mocedad, se había dado a aquel honroso ejercicio, andando por diversas partes del mundo buscando sus aventuras, sin que hubiese dejado los Percheles de Málaga, Islas de Riarán, Compás de Sevilla, Azoguejo de Segovia, la Olivera de Valencia, Rondilla de Granada, Playa de Sanlúcar, Potro de Córdoba y las Ventillas de Toledo y otras diversas partes, donde había ejercitado la ligereza de sus pies, sutileza de sus manos, haciendo muchos tuertos, recuestando muchas viudas, deshaciendo algunas doncellas y engañando a algunos pupilos, y, finalmente, dándose a conocer por cuantas audiencias y tribunales hay casi en toda España; y que, a lo último, se había venido a recoger a aquel su castillo, donde vivía con su hacienda y con las ajenas, recogiendo en él a todos los caballeros andantes, de cualquiera calidad y condición que fuesen, sólo por la mucha afición que les tenía y porque partiesen con él de sus haberes, en pago de su buen deseo.


Miguel de Cervantes Saavedra

El Ingenioso Hidalgo

Don Quijote de la Mancha

CALLEJONES DEL PERCHEL
CONDUCCIONES DE SANEAMIENTO Y ALCANTARILLADO tapados
CALLEJONES DEL PERCHEL
SALIDA DEL ARRABAL Y TORRE ALBARRANADA
tapados en la actualidad

José María Torrijos, el general liberal que protagonizó el último intento por derrocar al régimen absolutista de Fernando VII en 1831, estableció en Málaga su campo de operaciones.

Así, desde su desembarco en la playa de El Charcón, en La Cala de Mijas, hasta el mismo momento de su ejecución en la playa de San Andrés, intentó liberar a la ciudad e impregnarla de sus ideas. Aquella intentona golpista ha quedado en el recuerdo de la ciudad y más tarde enterrados bajo el obelisco en su honor en la Plaza de la Merced.

5 de febrero de 1810.- Ataque de las tropas imperiales napoleónicas a Málaga, con fuerte resistencia de los vecinos de los barrios Trinidad y Perchel.

Fusilamientos, expolios, saqueos y opresión fueron los actos “más destacados” realizados por los invasores. Ante los resultados adversos que la Campaña de Rusia proporcionaba a los ejércitos bonapartistas, hizo necesario retirar las tropas de ocupación en España, abandonando Málaga el 27 de agosto de 1812. No existe monolito ni placa memorable sobre este periodo de ocupación francesa. Insuperable la actuación de Reding, poco valorada en relación a otros mas “famosos”

Teodoro Reding de Biberegg y Freüler

suizo malagueño

Muerte de Pepe Hillo Goya

Jose Delgado Guerra

Pepe HIllo

pedro romero

goya

callejones del perchel

El Metro de Málaga acaba de descubrir en Callejones de El Perchel la muralla nazarí del barrio  Attabanin que nueve siglos atrás separaba el interior de la ciudad de extramuros.

La particularidad del hallazgo es que los restos tienen consideración de Bien de Interés Cultural (BIC), lo que obliga a los responsables de la infraestructura a buscar una fórmula, a priori nada sencilla, para no afectarlo. El director del suburbano, Enrique Salvo, confirmó el citado encuentro de la obra con los restos y la “obligación” de respetarlo al tener la más alta consideración en materia de protección.

A la espera de que los arqueólogos culminen las catas y análisis que están realizando desde hace días en la zona, al objeto de fijar las dimensiones y el estado de la misma, el director del proyecto expuso la intención de “integrar” la muralla aparecida dentro de la propia obra, lo que abriría la puerta a que fuese incluso expuesta cara al público. Pero antes de llegar a ese momento, los responsables del tajo se encuentran con un escollo no precisamente imprevisto, puesto que los trabajos previos en materia de arqueología ya hacían prever la localización de la muralla en este entorno.

Pero no son estos los únicos puntos de atracción arqueológica. En los últimos meses, los operarios de las empresas encargadas de la ejecución de la obra han sacado a la luz, por ejemplo, un complejo alfarero en la Explanada de la Estación, una necrópolis de época romana en la calle La Unión y otro complejo alfarero en la avenida Juan XXIII, que, curiosamente, se encuentra situado junto al concesionario de coches Garum (salsa de pescado que consumían los romanos). Sobre este último hito, el director del Metro señaló el carácter “extraordinario” del hallazgo que, según dijo, data de entre el siglo I antes de Cristo y el II después de Cristo.

Calle Mármoles
MALAKA FENICIAMalaka.htmlMalaka.htmlshapeimage_86_link_0shapeimage_86_link_1
ROMA
MALACAMalaca.htmlMalaca.htmlshapeimage_87_link_0shapeimage_87_link_1
MALAQA NAZARÍMalaqa.htmlMalaqa.htmlshapeimage_88_link_0shapeimage_88_link_1

convento del carmen

torres de fonseca  1572

civitatis orbis terrarum

Quinto Elio Próculo
patron de pesca
del perchelhttp://www.malagahistoria.com/malagahistoria/barrios/perchel.html
Clodius Athenius
exportador  Garum

en la época Nazarí este arrabal, el de la Trinidad, estaba cercado de muros, había torres que como afirman Lacerda y Guillén Robles, algunas se conservaban en la mitad de la calle Mármoles, y tenía edificios importantes. Lacerda cree que este barrio ya existía y que ampliándose tomó la forma que tuvo hasta fecha reciente, y que el convento fundado en 1494, le dio su nombre. Guillén Robles, con reservas, cree que este arrabal es el que recibe en los Repartimientos el nombre de La Puente, indicando que había en él unas ferrerías y que entre el puente antiguo y lo que después fue Puerta Nueva, existió un puente, durante la Reconquista, igual que poco más allá otro puente posterior dio nombre a la actual calle La Puente.

El "barrio de Attabanin o de los tratantes de paja, comprende gran parte de los actuales del Perchel y la Trinidad" .

La ciudad empezó a cambiar su trazado urbano al adaptarse al gusto de los reconquistadores Isabel y Fernando las iglesias y conventos construidos fuera del recinto amurallado, de nuevo, que empezaron a aglutinar a la población , dan lugar a la formación o reestructuración de los barrios de extramuros, como la Trinidad o el Perchel. los artesanos malagueños se dividen en siete grandes bloques con muchos más  gremios : Textil, Cuero, Barro , metal, madera, construcción y alimentación. Málaga se convierte en salida para los excedentes agrícolas de los reinos de Córdoba y Jaén. así como punto de entrada de una serie de bienes que, al superar la demanda del mercado local, son llevados al interior de Andalucía.

"Encontramos los muelles de Málaga atestados de cajas de pasas y de toneles de todos los tamaños. Los vinos y las pasas son la gran riqueza malagueña, aunque no debemos olvidar la industria de la terracota coloreada, muy antigua en el país. En el Pasaje de Heredia se modelan estas estatuillas, que representan invariablemente trajes andaluces. Ora es una maja con falda corta bailando el polo o el jaleo, ora es un contrabandista, trabuco en mano. Un majo cortando con su navaja el tabaco para su cigarrillo, o un cura con sombrero largo y estrecho como el de Don Basilio. También hay charranes, pilluelos de Málaga, o barateros de cuchillo en cinto. Pronto pasaremos revista a esta diversidad de personajes típicamente andaluces."

"El Viaje por España", del Barón de Davillier, ilustrado por Gustavo Doré 1850,

"Las calles de Málaga han conservado, en ciertos barrios, su antiguo aspecto, y son todavía estrechas y tortuosas, como en la época mora. Muchas casas tienen... un patio descubierto... En el patio se acogen durante los grandes calores, y en él tienen lugar durante las hermosas tardes del verano las tertulias, reuniones en las que se baila a veces algunos pasos andaluces, como el "polo del contrabandista" o la "malagueña del torero". También se cantan al son de la guitarra esas coplillas tan populares en Andalucía, que se llaman malagueñas.

"En la Alameda es donde pueden admirarse la belleza de las malagueñas, celebrada en toda España:

Las malagueñas

son halagüeñas,

dice un conocido refrán, y en nuestra opinión, nunca reputación fue más merecida. Menos grave que la granadina, menos coqueta que la sevillana y que la granadina, la malagueña se distingue de las demás mujeres andaluzas por su tez más ambarina, por sus rasgos más regulares, pero no menos expresivos. Sus cejas, anchas y bien dibujadas, sus pestañas largas y abundantes dan a sus ojos negros una profundidad y un encanto inexplicables. Saben muy bien cómo hacer resaltar con una simple flor, una dalia roja o blanca, graciosamente colocada tras la oreja, la belleza de sus cabellos, de un negro azulado como el ala del cuervo."

"El Viaje por España", del Barón de Davillier, ilustrado por Gustavo Doré,

"... antes de mediodía entramos en Málaga al galope de nuestras diez mulas.



Málaga la hechicera,

la de eterna primavera,

la que baña el dulce mar,

entre jazmín y azahar,


Tal es el saludo que dirige un poeta español a una de las más bonitas ciudades de Andalucía, y nunca hubo alabanzas más merecidas.


"El Viaje por España", del Barón de Davillier, ilustrado por Gustavo Doré,

Denis Belgrano

La cronología de su monumentalidad religiosa, la única que en realidad tuvo, consigna los años 1494, 1584, 1658, 1757 Y 1793 como aquellos en que se crean el convento de Santo Domingo, el de Carmelitas, la iglesia de San Pedro, el convento de la Aurora María y el de filipensas de San Carlos por el orden citado. Cabe hacer una aclaración: el antiguo convento de la Aurora María, que se tiene actualmente como trinitario dada su situación, nació perchelero, y sólo al abrirse la calle Mármoles y posteriormente construirse el puente de la Aurora alineado hacia dicha calle quedó unido al barrio de la Trinidad. Medina Conde, Pascual Madoz, Guillén Robles, Bejarano Robles y García Herrera, entre otros autores, al estudiar la cronología que alude a la monumentalidad religiosa de los Percheles, difieren en algunos puntos no demasiado fundamentales, por lo que en esencia los datos que de ellos hemos tomado resultan fiables, pues siendo en lo anecdótico diferentes coinciden por el contrario en lo fundamental.

El nacimiento del convento e iglesia de Santo Domingo tuvo su origen sobre las siete huertas que, a la hora de los repartimientos de Málaga, los Reyes Católicos adjudicaron a los dominicos. Sobre una de estas huertas, justo la que estaba más próxima a la ribera del Guadalmedina, había existido la ermita de Santa María de las Huertas; fue allí precisamente donde se hicieron los cimientos del convento e iglesia dominicos.

Iglesia de San Pedro 1629

La tradición procesional marítimo-terrestre (con salida de la ermita portuaria, paseo en jábega por el puerto y recorrido a pie desde la lonja hasta la iglesia titular en el corazón del barrio) fomentó no sólo entre los vecinos percheleros, sino entre todos los malagueños en general, una cita inevitable durante el verano. A estas veladillas se acostumbraron a asistir muchos ciudadanos de la «parte allá del río» (el término era el mismo cuando se empleaba de una parte y de otra para referirse al contrario), de manera que, desde los últimos años del pasado siglo, la presencia de burguesitos, adinerados y gente influyente ya es notoria. Las fiestas se salían entonces de los patios, y las calles y plazas percheleras se convertían en escenarios propios para la jarana colectiva.

Ilustraciones de "El Viaje por España", del Barón de Davillier

Charranes en el Perchel .ilustrado por Gustavo Doré,


Catedral y puerto Nuevo, ilustrado por Gustavo Doré,

curiosos los cierres y persianas que han llegado a nuestros días como arreglo climático domestico

Baratero exigiendo el Barato ilustrado por Gustavo Doré,

Losas enterramiento Romano Alto Imperio
Calle la Union 
 enterramiento Romano Alto Imperio
14 romanoS del alto imperio
malagueños FENICIOS

PERCHEL Y GUADALMEDINA

SANTA MARTA CON UNION
EXPLANADA ESTACIÓN
EXPLANADA ESTACIÓN
Alfar ?
HOTEL VINCI
MURALLA NAZARÍ

Obsérvese el complejo contraste de colores en todos los complementos , lejos de los negros y lutos “recuperados” después en los años 40 como trajes tradicionales.

las mujeres Halagueñas y los hombres feos, pero valientes

Industria de la terracota

Gustave doré

CHIQUITO

Vigen del Carmen

José María Torrijos y Uriarte

percheles de pescado  enjugándose al sol

1803

epidemia fiebre amarilla

fosas comunes de pescadores epoca de la peste negra siglo XVI

debajo del mercado del carmen

proximamente una calle

El Perchel

La fiebre amarilla y los terremotos sucesivos diezman la población malagueña hasta límites de la extinción, Reding se ganó el especial reconocimiento de la ciudad, nombrado miembro de la junta de sanidad y después gobernador, arriesgando su vida y sus hombres para paliar la epidemia.

De clara filiación romántica tuvo un gran impacto en los ilustradores contemporaneos y ha inspirado a artistas como Vincent van Gogh y a más de una generación de historietistas, incluyendo a Moebius

calle del arco

prehistoriaPrehistoria.html
tartessosTartessos.html
del marTartessos.html
feniciosMalaka.html
cartagoMalaka.html
greciaMainake.html
romaMalaca.html







bizancioMalaca.html







godosGodos_-_Cristianos.html







IslamMalaqa.html







cristianosGodos_-_Cristianos.html







modernaMalaga.html







1800...2000Contempor%C3%A1nea.html







XXI2012......html
avda Andalucía con avda Aurora