Catedral de la Encarnación     La Manquita
 
La Catedral de Málaga empezó a construirse en el año 1528. Se comenzó por la cabecera, llegándose hasta el crucero. En hacer esta obra se tardó todo un siglo. Después las obras estuvieron paralizadas durante casi otro siglo mas, aunque podía ya celebrarse culto en ella, ya que fue tapiada por el crucero. La zona de la cabecera (zona del altar mayor) es pues la parte más antigua de la Catedral Nueva.
A comienzos del siglo XVIII fue contratado el arquitecto José de Bada para continuar las obras. Se construye desde la fachada principal hasta la cabecera, siendo esta parte nueva la más rica en lo que a decoración se refiere. Esto puede verse con claridad en el contraste de las bóvedas antiguas con las nuevas. No obstante, Bada mantiene el estilo y los planes antiguos. Las obras comienzan por la fachada principal, para enlazar con la parte antigua. Por fin, en el año 1764 se unía la obra nueva con la vieja, derribándose el muro que cerraba el crucero.
No obstante, quedó sin terminar una torre, que según la versión tradicional, el dinero que había para ello se destinó finalmente al arreglo de los Caminos de Antequera y Vélez. Según una interpretación más romántica, pero sin documentar, el dinero que estaba dispuesto para la construcción de esa torre fue enviado como ayuda para la guerra de la independencia norteamericana.
Resumiendo, la construcción de la catedral ocupó muchos años, y aunque los arquitectos consiguieron mantener un mismo estilo, hay que tener en cuenta que en arquitectura los gustos y las modas fueron cambiando, y así por ejemplo se observa en la parte nueva mayores elementos decorativos.  
Se podrán ver varias Hipótesis sobre la ubicación de la Catedral Antigua y la Mezquita Mayor, que por haber desaparecido debajo de la Catedral Nueva, inspira a los historiadores distintas teorías.
Incluso en el siglo XX sufrió derribos y modificaciones.http://www.malagahistoria.com/malagahistoria/catedral.html
prehistoriaPrehistoria.html
tartessosTartessos.html
del marTartessos.html
feniciosMalaka.html
cartagoMalaka.html
greciaMainake.html
romaMalaca.html







bizancioMalaca.html
 1773
francis carter
DESDE convento de LA TRINIDAD SIGLO XIX PADRE POYATOS
1572
civitatis orbis terrarum
Catedral de Málaga. Fachada.
Diseño de Bada (1738).
postigo de los abades
GRABADO DEL PUERTO MALAGUEÑO REALIZADO POR G. BAULI SOBRE 1800 SE OBSERVA LA ENTRADA DE UN VAPOR AL PUERTO DOBLANDO POR LA ESCOLLERA DEL MORRO
VISTA DE MÁLAGA DESDE LOS MONTES REALIZADO SOBRE 1800 SE OBSERVA EL PEQUEÑO MIRADOR DE LA FINCA LA CONCEPCIÓN AL INICIARSE EL VALLE ,
GRABADO ANÓNIMO REALIZADO SOBRE 1800 EN EL QUE SE VE LA BAHÍA DE MÁLAGA VISTA DESDE EL ESPIGÓN ,SE OBSERVA A UN CENACHERO
GRABADO   DE   UNA  VISTA  GENERAL  DE MALAGA  desde el calvario y la Victoria EDITADO  POR  J.  SCHOPPEL  S  XIX
cortina del muelle cerca del puerto y al fondo como la coracha terrestre se une al castillo de gibralfaro, esta fechada sobre 1810
LAMINA REALIZADA  POR DAVID  ROBERTS   EN  1837  QUE SE VE  A LA IZQUIERDA  LA  CATEDRAL   ,  LA  ADUANA  Y  LA  ALCAZABA   MALAGUEÑA

1717

BARTOLOME  THURU

1650

La historia de la Catedral está íntimamente relacionada con la mezquita Mayor sobre la cual fue construida, englobando actualmente el edificio del Sagrario, lienzos de la primitiva mezquita y encontrándose también trazos en la galería que une el Sagrario con la Catedral, precisamente en el lugar en que se encuentra hoy día el museo. La Aljama mayor, según cuenta Ibn Batouta, que visitó Málaga en 1360, era muy grande y célebre por su santidad. De su conjunto, destaca en especial el patio, sin igual en belleza y cuyos naranjos eran altísimos. Hay referencias a la existencia de la « Madrasat al Utma », que algunos comparan ,incorrectamente, con una universidad (ubicada cerca de las atarazanas ) . aunque se le asemeja en el hecho de ser también un centro de enseñanza. En ella sobresalió el erudito tangerino Mohammed Sen Jusuf Sen Umar. La ubicación exacta de la Mezquita es desconocida. abarcando probablemente el hoy día Sagrario, el jardín y la torre, como así mismo, las capillas del Cristo de los Niños, Cristo de la Buena Muerte, San Rafael y Nuestra Señora de las Angustias, formando el conjunto limitado por el Patio de las Cadenas. En el jardín de hoy había un huerto de naranjos, mencionado en el Libro de Cabildos. Nada se sabe en concreto sobre las puertas. Medina Conde afirma que había, además de la puerta principal que daba a lo que hoy es la calle Molina Lario, una puerta lateral abierta sobre lo que es actualmente la calle de Císter.http://www.cedma.com/archivo/jabega_pdf/jabega12_63-70.pdf
Durante años se siguió utilizando el viejo edificio de la mezquita adaptado al culto cristiano. Medina Conde indicó que «El Ilmo Señor Toledo, como primer obispo, fue el que la comenzó a adornar y aún a darle forma de Templo, haciendo sus correspondientes altares»1, y hubo otros cambios, muy sumarios pero significativos,
pues las escasas rentas de la fábrica le impidieron realizar grandes proyectos. La transformación afectó a la orientación pues de las cinco naves de la mezquita, presumiblemente perpendiculares al muro de la qibla, se cegaron las arquerías de la adosada al muro este y se reservó para sacristía convirtiéndose en testero de la iglesia, con comunicación con el exterior y con la capilla mayor instalada en el centro de la nave contigua. Así quedaba orientada canónicamente al dar su nueva cabecera al levante. Se dispusieron capillas para enterramientos, que fueron circundando el recinto, (la de San Gregorio es la única que se ha conservado), el sistema de cubierta se modificó con el posible abovedamiento del presbiterio y en el centro de la nave principal se colocó un coro que redujo el espacio para los fieles, indicando un informe de 1524 que la catedral era muy pequeña y no cabían en ella las gentes en las fiestas y días principales. Para su acceso se abrió una puerta en el muro norte que cerraba el patio, que era incómodo al tener que salvar un desnivel, pero así se podía aprovechar una buena parte del patio como claustra para uso exclusivo del clero, y esa puerta ya se utilizaba en 1498 .
Exteriormente sólo se construyó una portada representativa del nuevo culto cristiano, sobre la puerta que ya había abierto D. Pedro Díaz de Toledo. Pero la portada se empezó en 1514, en el obispado de D. Diego Ramírez de Villaescusa de Haro y se remató en 1525, bajo la prelatura de D. César Riario, cuyo escudo y sello ostenta, quedando muy oscurecida en su imagen la participación de D. Diego Ramírez. Su estilo es el gótico de los Reyes Católicos, estilo oficial de la Iglesia de entonces, que se identifica con las formas exuberantes y flamígeras importadas del norte de Europa.
1	Medina Conde, C.: Descripción de la Santa Iglesia Catedral de Málaga desde 1487 de su erección hasta el presente de 1785. Málaga, 1878, edic. facsímil ed. Arguval, 1984, p. 16.
[ 233 ]ROSARIO CAMACHO MARTÍNEZ
Respecto al autor o autores de la portada se ha relacionado con el estilo de Pedro López (que era maestro de la Catedral de Jaén desde 1494) o del maestro del Obispo Fuente del Sauce, que podría ser el mismo, y no sería extraño dado que aquel maestro dirigió la nueva catedral de Málaga en los primeros momentos. Asimismo se relaciona con maestros que trabajaron en las obras de Granada y Sevilla como Jorge Fernández o Juan Guas, así como con el taller de Simón de Colonia por sus relaciones con la portada de Aranda de Duero
Suberbiola indica que Villaescusa debió pensar en realizar esta emblemática portada durante su estancia en la corte, de 1506 a 1513, pues al volver comienza inmediatamente la obra. Entre 1512-13 había prestado servicios al cardenal regente Cisneros y pudo ser un maestro cualificado del círculo del cardenal, tanto los que trabajaban en la metropolitana de Toledo como los de la Capilla Real (ambas fábricas le incumbían) quien proyectase la portada. Es probable que fuese Egas, como maestro mayor de trazas de los Reyes Católicos y presente en estos círculos. También es plausible la hipótesis de Pérez del Campo que considera podría ser obra del picardo Nicolás Tiller, documentado en Málaga en 1524 con la ejecución del retablo de Santa Bárbara, cuyas semejanzas formales con esta portada son notables, y que identifica con Nicolás de León. Las relaciones estilísticas con el retablo son evidentes y es otro nombre a tener en cuenta, que podría entroncar aquí como ejecutor
El programa iconográfico de esta portada de la Catedral-mezquita, dedicado a la Encarnación, misterio que expresa la concepción virginal de María, negado por el Islam, se inscribe en las formulaciones de la teología redencionista expresando argumentos que fueron de gran eficacia en la conquista del reino de Granada. Con sus imágenes, que preside la Encarnación, esta portada corroboraba el sentido mesiánico de la reconquista y la restauración de la fe, de la que los Reyes Católicos habían sido artífices, y este mensaje ideológico iba dirigido no tanto a los musulmanes vencidos, como a los vencedores cristianos, a los que se les mostraba por qué luchaban y se les confirmaba en la verdadera fe. Estos argumentos se utilizarían años después de la Reconquista. Pero desde entonces los reyes Isabel y Fernando fueron considerados los restauradores de la fe católica, y la clave fue el misterio de la Encarnación. La cara interior, que daba al patio, también estaba labrada, presentando ornamentación y emblemas heráldicos, que permiten fechar esta zona entre 1515-1520.
4	Chueca Goitia, F.: Historia de la arquiectura española. Edades Antigua y Media. Madrid, ed. Dossat, p. 627. Torres Balbas, L.: «Arquitectura gótica». Ars Hispaniae, VII. Madrid, ed. Plus Ultra, 1952, p. 354. Galera Andreu, P.: Historia de Jaén. Jaén, Diputación, 1982, p. 583.
5	Suberbiola Martínez, J.: «La portada gótica...», p. 119. Pérez del Campo, L.: «Nicolás Tiller y el retablo de Santa Bárbara de la Catedral de Málaga», Baética no 8, Universidad de Málaga, 1985, p. 81.
[ 235 ]ROSARIO CAMACHO MARTÍNEZ
La puerta principal seguía dando sobre la hoy calle de Molina Lario, y por ella se pasaba al Patio de los Naranjos. El piso de la primitiva iglesia estaba encima de la superficie de la calle, como ocurre hoy día; unas escaleras daban acceso al claustro y, a uno y otro lado de la puerta, y sobre él existían varias habitaciones, una de ellas llamada de la Sala Grande. En un acta de Cabildo se habló, inclusive, de usar estas habitaciones como sitio de reposo para ciertos enfermos recién salidos del hospital. 
Al principio utilizaron los cristianos la Mezquita original sin cambiar su estructura, haciendo sólo las reformas más necesarias. esto es, colocando altares, pendones, imágenes para el culto. Según Al Bakri, la Mezquita de Málaga tenía cinco naves, posiblemente una principal, llevando al mirhab, y dos laterales, más dos axiales. Lo que sí es seguro es que fue fundada por Mu awya Ibn Salik al Hadrami, un emigrado Sirio que era hombre de confianza del primer emir cordobés. La iglesia vieja ocupaba sólo una parte de la mezquita, ubicada sobre los emplazamientos del Sagrario, la galería y algunas capillas. Lo demás eran dependencias y oficinas.
En 1498 se hizo la bellísima portada gótica, actualmente puerta del Sagrario ,en el lienzo de la ex mezquita que se hallaba en frente al hoy hospital Santo Tomás, entonces mesón. La construcción de este portal fue por mediación del obispo Pedro de Toledo, que mandó además poner ahí sus escudos. Muy pronto se comenzó a erigir altares, haciendo mención de éstos Medina Conde. Parece ser el más antiguo, después del altar Mayor, el de la capilla de Santa Agueda o de Avila, construido en 1496. Al comenzar las obras de la nueva iglesia en 1528, poco a poco se trasladaron los altares, pero algunos desaparecieron y de otros quedaron sólo vestigios, imágenes o cuadros. Según Medina Conde, había en primer lugar: el Altar Mayor. de esta capilla sólo conocemos que en ella fue colocada la imagen de Nuestra Señora de los Reyes, ignorando la forma del altar, aunque se hace referencia a una verja. Es seguro que este altar estaba donde ahora se encuentra la puerta principal de la galería que, del jardín, da paso al patio de las Cadenas. Capilla de San Jerónimo. Tenía verja de hierro con llave y fue rica en alhajas, llegando únicamente a nosotros una hermosa ara de pórfido y la imagen de San Jerónimo. Capilla de Santa María de los Angeles o de San Francisco.
MALAGA VISTA POR IBN BATTUTA EN EL SIGLO XIV
En Málaga se fabrica la maravillosa cerámica dorada que se lleva a los países más alejados. Su mezquita tiene una amplitud enorme y es renombrada por su baraka. No hay patio semejante al de esta mezquita, con naranjos inmensos. A mi llegada a Málaga visité a su juez, el distinguido predicador Abu Abdallah -hijo del anterior játib Abu Yafar y éste a su vez hijo del también predicador y amigo de Dios el Altísimo Abu Abdallah ar-Tanyali- que estaba sentado en la mezquita aljama y con él los alfaquíes y principales del lugar que recaudaban fondos para redimir a los cautivos
Ibn Al Faradi cuenta que tenía cinco Grandes Naves y más de 103 columnas repartidas. aunque autores posteriores hablan de la transformación de las trece naves a la iglesia vieja precursora de la Catedral
Al Humairi dice que el patio de los naranjos es digno de verse, parecida a la de Córdoba según Pedro de Llitrá que comenta además que existía una lámpara creada con una campana arrebatada a Don Rodrigo
Jerónimo Münzer insiste en las 103 columnas y que los reyes católicos colocaron una tabla de San Juan bautista a la que tienen como patrono ?http://www.portalarjonero.com/batutta.htmhttp://www.andalucia.cc/adn/0698nar.htm#barakahttp://www.andalucia.cc/adn/0698nar.htm#jatibshapeimage_35_link_0shapeimage_35_link_1shapeimage_35_link_2
Egas estaba acompañado del maestro de cantería Pedro López, acordándose el comienzo de la obra, que dirigiría López, conforme a la traza presentada, que fue firmada por los maestros y el provisor. Inmediatamente Alonso Fernández y Martín Ruiz, albañil y carpintero respectivamente procedieron a tasar las casas.
Hasta 1539, en que muere López, en la Catedral de Málaga éste había realizado toda la importante obra de cimentación de la capilla mayor, las criptas y levantado parte de los muros, una obra muy sólida resuelta exteriormente con una acusada escocia en su base, e interiorizando los estribos.
En esas fechas se pensaba continuar con las obras pues el alarife Juan Rodríguez había visitado y medido las posesiones del Cabildo, pero, coincidiendo también la muerte de Riario en 1540, se detuvieron las obras, hasta la llegada del nuevo prelado, el dominico Fray Bernardo Manrique, quien nombrado en mayo de 1541 llegó a Málaga en marzo de 1542. Así pues, en momentos de sede vacante y sin maestro mayor es muy posible que se recurriera a Siloé. Desde 1536 era Deán de la Catedral D. Fernando Ortega, que fue Chantre desde 1527; natural de Úbeda, capellán del emperador y muy ligado a su secretario D. Francisco de los Cobos, y a la Corte, donde residiera al principio, aunque delegando en sus sobrinos en Málaga, por sus relaciones con el foco renacentista giennense fue otro de los grandes factores de la obra nueva de la Catedral. Sabemos que por indicaciones de éste y del provisor, Siloé intervino en Antequera. Teniendo en cuenta lo perdida que está la documentación de Málaga, no sería de extrañar la intervención de Siloé en la Catedral en estas fechas (aunque hubiera facilitado anteriormente una planta). Esta autoría también la confirman sus contemporáneos, como Lázaro de Velasco en el proemio de su traducción de Vitruvio autores del XVIII, además de otros del siglo XIX y contemporáneos, así como la lectura del propio edificio, aunque Gómez-Moreno limita la intervención de Siloé al alzado y hacia 1540,  extendiendo Chueca la fecha de 1540-43. Pérez del Campo y Romero Torres, apoyándose en documentación económica afirmaron que en 1527 Pedro López dirigía la cimentación «de la capilla mayor de la dicha iglesia conforme a la traça que está fecha por el maestro Diego, según el parecer de los diputados», dato que también adelanta la fecha. Y, por otro lado, Sauret analizando la obra, especialmente el uso de la llamada «estructura siloesca» apoya la planta de Siloé.
Así pues los maestros que se relacionan con la primera fase de la obra de Málaga son: Enrique Egas, trazador de los Reyes Católicos. Diego de Siloé arquitecto de la Catedral de Granada y a quien también se han atribuido los planos, quien, si no la trazó, fue responsable de modificaciones que en ella se introdujeron prácticamente desde la cimentación, o al menos desde 1542. Pedro López, procedente de Jaén, que dirigió la obra hasta su muerte en 1539. Fray Martín de Santiago, arquitecto de la orden dominica, que vino con Fray Bernardo Manrique
(1541-64), el obispo que daría el impulso definitivo a la Catedral. Diego de Vergara, también procedente de Salamanca, posiblemente aparejador con Fray Martín, que fue nombrado maestro en el momento decisivo de voltear los arcos para empezar a cubrir, y el hijo de éste, del mismo nombre, que cerró el crucero y terminó la obra para su inauguración. Otros maestros mayores colaboraron: Andrés de Vandelvira con una maqueta que, en 1550, junto con la presentada por Vergara, decidió las soluciones de cubierta, y Hernán Ruiz II informando éstas y otras situaciones, además de aparejadores y otros maestros menores
Las obras de la iglesia se detienen sobre el año 1546, pero en 1551 se comienza una segunda fase. Esta vez no hay dudas sobre los planos, puesto que son de Andrés de Vandelvira, bajo la aprobación de Hernán Ruiz de Córdoba. Con ellos se inician obras netamente renacentistas, destacando la elevación de un segundo cuerpo sobre el principal es decir, construido sobre el cornisamento, dando a ambos igual importancia y terminando la obra en el techo con una labor finísima. Fue necesario el derribo de muchas casas de alrededor para la ampliación del nuevo edificio. Curioso detalle es que, durante la construcción de la iglesia, se usó el agua de un pozo que se encontraba en la hoy capilla del Pilar, recientemente reconstruida, llamándose por esta razón, durante muchos años, el altar del Pozo. En 1587 se acabó la obra principal bajo el pontificado del obispo Francisco Pacheco de Córdoba, y el templo fue dedicado bajo García de Haro, el 31 de agosto de 1588. Sin embargo, faltaba el coro, y el obispo hizo levantar una empalizada de madera en la nave mayor para instalarlo ahí, haciendo venir para tal fin a Fernán Ruiz de Córdoba y a Cristóbal de Rojas, de Cádiz. de este coro no queda nada ya que fue posteriormente derribado
CAPILLAS

01 Altar Mayor
02 Coro (1)
03 Coro (2)
04 Coro (3)
05 Organos (1)
06 Organos (2)
07 Cap. San Sebastián
08 Acceso al Sagrario
09 Cap. San Rafael
10 Cap. San José
11 Crucero Norte
12 Cap. San Julián
13 Sacristía Mayor
14 Cap. Cristo Amparo
15 Cap. Virgen Pilar
16 Cap. Encarnación
17 Cap. Santa Bárbara
18 Cap. San Fco. Asís
19 Cap. Virgen Reyes
20 Crucero Sur
21 Cap. Concepción
22 Cap. Virgen Rosario
23 Cap. Sagrado Corazón
24 Capilla de los Caídos
http://www.cedma.com/archivo/jabega_pdf/jabega12_63-70.pdf
La Catedral de Málaga responde a una planta basilical con tres naves que se alzan a la misma altura y dos de capillas que la rodean, girola que comunica con la capilla mayor a través de esbeltas arquerías, y crucero marcado por un tramo más amplio; su alzado, de pilares cruciformes con columnas corintias adosadas que sostienen trozos de entablamento, se complementan en altura con pilares de ático en los que descansan las bóvedas, formando una airosa estructura que mantiene la altura gótica, en un intento de continuidad y ruptura con los modelos medievales. Es el uso de esta estructura siloesca, lo que precisa la intervención del maestro Diego de Siloé en la obra
Es curioso indicar la existencia casi permanente, de templos en todas las épocas de la ciudad, Templo fenicio Malaka en Calle Cister 3  , templos romanos en  el foro. Cristianos en los primeros siglos, coincidiendo con la colina de la catedral y la antigua mezquita.
En cuanto al sistema de cubierta, más relacionable con Vandelvira, se utilizan bóvedas vaídas en las que se insertan casquetes esféricos, con una atractiva decoración manierista de pirámides y cees encontradas, además de las palmas dactiladas, querubines y otros pormenores figurativos que completan la significación del templo. En la girola los casquetes se deforman por la imposibildad de resolver satisfactoriamente los problemas estereométricos, para lo que se prestaba más el gótico por su elasticidad
planta catedral hernan ruiz o Siloé 1585
Planta por Antonio Ramos 1782

Del antiguo coro no queda nada, ya que posteriormente fue derribado. Comienza en la iglesia antigua, cuyo trazado nos es desconocido. Algo debía haber habido, aunque sencillo, ya que las mezquitas no ofrecen disposiciones para coros, siendo desconocido en ellas. Parece ser que su ubicación fue el sitio que ocupa hoy el altar Mayor, llamándose con tal motivo las capillas de alrededor capillas del trascoro; el altar Mayor de la primitiva iglesia se hallaba donde hoy el coro. Después del coro erigido bajo García de Haro, se prosiguieron obras totalmente nuevas, que terminaron en 1662, interviniendo en ellas primeramente Ortiz de Vargas y José Micael Alfaro. Durante muchos años se ha creído que éste último fue de origen italiano, siendo esta hipótesis completamente falsa, ya que sus padres eran oriundos de Zaragoza. Se empleó madera de cedro, caoba y granadillo, procedente de América.

Al morir Alfaro fue contratado en 1658 Pedro de Mena, que talló cuarenta tableros por la suma de 40.000 reales. Micael Alfaro murió en mayo de 1650, encontrándose su sepultura en la iglesia de Santiago. Fue el autor del San Pedro y San Pablo que se hallan sobre las sillas de los asistentes a cada lado de la silla prelacial que luce las armas del obispo Antonio Enríquez; igualmente de diferentes tableros del coro. Otras figuras se atribuyen a Alonso Cano, siendo el fastiol, construido en 1654, obra de Fernando Ortiz; entre éste y el trono hay un atril de bronce que representa un águila y fue realizada en 1681. Encima cuelga una hermosa araña de Bohemia de 1766. El coro es una de las piezas más valiosas de la Catedral, habiéndose hecho un estudio últimamente sobre cada uno de sus tableros y tallas. Lo único que verdaderamente llama la atención es la hermosa figura de Nuestra Señora de las Angustias, obra de los hermanos Pissanis, de Florencia, instalada en 1800. A cada lado, obras de Salazar, de 1802, imitando mármol. Hay además cuatro altares laterales, cuyas figuras y tallas se atribuyen a Salvador León o León el Viejo.


En su proporción este templo alcanza una altura igual a la anchura de las tres naves y las laterales alcanzan una anchura intermedia entre la nave central y las capillas hornacinas. La anchura de la nave central coincide con la altura total del orden con su entablamento, columna y pedestal (si no contamos la basa) y la anchura de las laterales coincide con la de las medias columnas de los pilares (prescindiendo también de las basas). Es el sistema de proporcionar por vía analógica o «por las medidas del cuerpo humano» según la terminologíade Rodrigo Gil de Hontañón

Sintesis DE LA OBRA DESDE 1588 HASTA HOY

Las obras de la Catedral continuaron con muchas interrupciones. El coro se acabó en 1631, bajo la dirección de Pero Díaz de Palacio, que fue maestro aparejador cuando estuvo dirigiendo las obras de la iglesia Diego de Vergara. En las fechas comprendidas entre 1665 y 1692, se pusieron de nuevo en marcha las obras, quedando interrumpidas otra vez, posiblemente por motivos políticos, hasta 1719. En este año, habiéndose constatado desperfectos debidos a las infiltraciones de la lluvia, recomenzaron de nuevo. En 1721 se comenzó la torre, bajo la dirección de José de Bada, que encontró dificultades técnicas para su construcción debido a errores en la estructura del edificio; sin embargo, se terminaron los cuerpos inferiores de las dos torres en 1735. Inmediatamente se procede a la obra de la Portada Principal. Una torre no llegó a terminarse; de ahí el apodo cariñoso dado a la Catedral de la «Manquita». La tradición malagueña afirma que los dineros destinados a terminar esta torre fueron enviados a América para ayudar en la Guerra de Independencia. La otra torre se terminó en 1769 y tiene una placa en la que se lee: "Esta torre se acabó el dya tres de agosto del año mil setecientos sesenta y nueve, y tiene de alto desde la superficie de la calle hasta la extremedad del arpón ciento diez varas y media castellanas". En la Sala Capitular se pueden ver los planos de Bada. fechados en 1738. La verja se colocó en 1783 y es obra del maestro rejero Luis Gómez, que hizo igualmente las otras verjas. Los leones de mármol que rematan la balaustrada son obra de Agustín Valero, en 1772. La puerta principal es monumental, de estilo renacentista; junto a ella, dos puertas laterales en maderas nobles, con bellísimas tallas de Ortiz de Valdevieso representando la Anunciación y los lirios simbólicos. Sin embargo, el dibujo de la puerta principal se debe a Ventura Rodríguez, labrado por Villanueva en 1764. Toda la fachada está revestida de ricos mármoles; sobre Ias puertas, tres grandes medio relieves; en su mitad, el medallón del arcángel Gabriel, en mármol blanco, anunciando el misterio de la Encarnación a María, que, según algunos, es obra de Villanueva.

A los lados, encima de las dos puertas latera¡es, se encuentran medallones representando a los santos patrones de Málaga, Ciriaco y Paula, obra de Salazar. En el museo de la Catedral se ve un grabado que lleva fecha de 1784 y fue hecho por el arquitecto Antonio Ramos; en él aparece la fachada completa, con las dos torres en el frontón, rematada por un templete y figuras alegóricas, las cuales nunca llegaron a construirse.

En 1782, por orden real. se suspendieron las obras definitivamente eñ Relojero . Bohmann, abuelo de Federico Brinkman,colocó´el reloj donado por Juan Larios y Enriquez  siendo el reloj de Losada, famoso relojero español afincado en Londres en Regent Street, de quien procede también el reloj de la Puerta del Sol de Madrid. Anterior a este reloj hubo otro cuyas cuerdas eran de cáñamo y que tenía esferas más pequeñas. Hace poco se ha cambiado el reloj de Losada por otro, dudando los peritos que este nuevo dure tanto como aquél. El reloj de la Catedral de Málaga o, mejor dicho, el anterior, fue donado por Juan Larios, si bien no llegó a conocerlo pues, fallecido, dicha donación la llevó a cabo su hijo, Juan Larios y Enríquez, en 1869. Fue colocado por Federico . En la iglesia primitiva hubo órgano y se hace alusión, en 1648, a un órgano. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVIII cuando se pensó hacer un órgano más en consonancia con la iglesia, y se llegó a hablar de traer a un organero extranjero. A esto se opuso el obispo Jose Molina Lario, que mandó llamar Julián de la Orden, organero de Cuenca. Las cajas fueron hechas por José Martín de Aldehuela, terminando los órganos en los años 1781 y 1782. Al terminar la obra, se hizo a Julián de la Orden maestro campanero y vivió en la torre hasta que le sobrevino la muerte en 1794. Se habla asimismo de la posibilidad de terminar la torre. existiendo opiniones contrarias. Queda por ver si se lleva a cabo o no. En todo caso se ha hecho de la Catedral de Málaga un incentivo turístico para los americanos y un motivo de propaganda. debido a la tradición malagueña antes mencionada.

Durante nuestra guerra civiI muchas valiosísimas tallas e imágenes desaparecieron de la Santa Iglesia Catedral. Ultimamente se han hecho algunas reformas. particularmente en la capilla del Pilar. Asimismo es de destacar el descubrimiento y restauración de algunos curiosos frescos en esta misma capilla y en la del Santo Cristo del Amparo. obra de  Eduardo Casares. Entrando en la Catedral por la puerta izquierda de la fachada. y dirigiéndose hacia la derecha. nos encontramos primeramente con La Capilla Nueva o Capilla de los Caídos: No tuvo altar hasta 1889. Las imágenes expuestas son de muy alto valor. atribuyéndose el Cristo (1630) a Montañez y la Dolorosa a Pedro de Mena. Abajo hay una cripta donde están enterrados los restos mortales de los caídos en la guerra. Detrás. a la derecha. una pequeña puerta que da a una sala reducida en donde se exponen las vestimentas. Capilla, del Sagrado Corazón: Esta capilla es muy popular por ser la capilla donde se celebran las bodas y donde. en Semana Santa. se erige el Altar de Reposo. El retablo es del siglo XVI, del maestro Angula. con curiosas pinturas representando el martirio de un niño del Siglo X. San Pelayo. que procede de la iglesia de San Pelayo de Becerril. Capilla de la Virgen del Rosario: El cuadro se atribuye a Alonso CaNo. Capilla de la Purísima: El cuadro de la Purísima se atribuye a Mateo Serezo; otros dicen que es de Claudio Coello. A continuación viene la llamada puerta del Sol. tos medallones y estatuas son de Salazar. Capilla del Pilar: Ha sido reconstruida recientemente. Como hemos dicho anteriormente, aquí había un pozo que abastecía de agua para la obra de la Catedral.

Vienen luego dos capillas: la del Santo Cristo del Amparo y la Capilla de San Julián, con cuadros de 'Niño de Guevara y, en la segunda, un lienzo importante de Manrique, discípulo de Rubens (1603-1647). Sigue a ambas la Sacristía Mayor, terminada en 1579, con cajoneras de caoba. Al lado hay una escalera que lleva al museo de la Catedral, situado en la galería, la parte más antigua del templo, el cual muestra un techo de artesonado que parece ser era de la mezquita original pero modificado posteriormente. Después viene la Puerta del Perdón que da al Patio de las Cadenas. Esta puerta tiene fuertes resabios góticos en los motivos decorativos. Saliendo por ella, a la derecha, hay un pequeño jardín, y antes, la cruz de los Caídos y un busto del Dr. Gálvez. En el jardín un pequeño estanque y la cruz de hierro de Torrijos; un sitio de meditación para viejos y jóvenes. Parte del lienzo del muro exterior de la Catedral, así como al otro lado, está como sin acabar, habiendo, parece ser, pensado en tiempos pasados aumentar la Catedral, añadiendo dependencias que nunca llegaron a realizarse. Siguen después varias capillas de escaso interés histórico o artístico, terminando por la capilla de San Sebastián, que es moderna. Por la descripción de las capillas de la iglesia antigua y de la nueva, se comprueba cómo la mayoría de las de la antigua desaparecieron, exceptuando las de Santa Bárbara y San Francisco.

pedro de mena y medrano 1658http://es.wikipedia.org/wiki/Cristo_de_la_Buena_Muerte
En 1587 se quitaron andamios y cimbras y se empezaban a derribar casas para continuar, cuando la llegada del nuevo obispo D. Luis García de Haro y Sotomayor, al comprobar que se habían arrasado las arcas de las Fábricas, y que la parte ya construida (cabecera y transepto) eran suficientes para la población que Málaga tenía entonces, paralizó la obra, cerró provisionalmente la nave del crucero y consagró la cabecera el 31 de agosto de 1588 como nueva Catedral, que serviría así durante más de 140 años.
Tras la consagración las obras fueron escasas. Se realizaron las portadas del crucero aunque no en su totalidad, pero el diseño de la poderosa estructura encajada entre dos torreones cilíndricos a modo de gigantescas columnas, los cubillos, data de las trazas originales pues así se encuentra en el plano más antiguo que conocemos, un diseño de la planta firmado por Hernán Ruiz III en 1595, así como el profundo acceso bajo guardapolvo de calados arcos diafragma y la arquitectura de solución serliana sobre la línea de imposta

Volviendo a 1588 es curioso observar que las obras del coro tras resolverse un ruidoso pleito entre el obispo y el Cabildo, que determinó la intervención real aprobando la actitud de éste, por lo que la obra provisional de ladrillo que empezó el obispo García de Haro a finales del XVI, dirigida por Hernán Ruiz III, hubo de ser demolida, alzándose en el siglo XVII los pilares en piedra como extensión de la Catedral; pero sólo se construyeron cuatro que con una cubierta provisional albergarían a la espléndida sillería de nogal que terminó Pedro de Mena en 1662. En 1597 fallecía Vergara Echaburu que había sucedido a su padre en 1583, continuando como Maestro Mayor el montañés Pedro Díaz de Palacios, bajo cuya dirección se construía el coro. También se cerraron las portadas del crucero por el cantero Diego Pedrosa en 1632. En 1610 hubo un resentimiento que afectó al crucero y arco toral y motivó la presencia en la obra de los maestros de Córdoba, Blas de Monsavel, y de Granada, Ambrosio (de Vico) para informar sobre la reparación, que debió realizarse rápidamente, pero una nueva grieta alarmó al arquitecto y al obrero mayor, que solicitaron juntar las rentas de la Catedral para acabar la obra, pues de lo contrario se iría arruinando27. Pero no se logró la continuación de la Catedral, limitándose a la reparación de la grieta, que fue más problemática tras el terremoto de 1680, y aún hoy es uno de los puntos más sensibles en las cubiertas de la Catedral

EL IMPULSO CONSTRUCTIVO DEL SIGLO XVIII

Durante el siglo XVIII intervinieron decisivamente tres maestros en la segunda fase de la Catedral. El lucentino José de Bada, responsable de los planos de extensión; el malagueño Antonio Ramos, que ingresó en la obra en 1723 y pasando por todos los estamentos profesionales fue el responsable de la obra  catedralicia hasta su muerte en 1782, fecha que coincide con la paralización de las obras; el aragonés José Martín de Aldehuela que, aunque ya no pudo ser maestro mayor, llevó a cabo importantes empresas en la Catedral. Pero junto aéstos veremos, con intervenciones generalmente puntuales, a un grupo señero de los más importantes maestros del Barroco español.

En 1719, en Sede Vacante, un informe del ingeniero del puerto Bartolomé Thurus, pronosticando un posible derrumbamiento de no proseguirse la obra, decidió al Cabildo para su continuación. Para acometer esta obra no se llevó a cabo el sistema de financiación de la primera fase, que había absorbido los fondos de las fábricas menores. Se aplicaron a la obra 1000 ducados/año de las rentas del Cabildo, las prebendas y rentas vacantes de la Mitra y se consiguió que la Ciudad aplicase por 20 años el impuesto de la «Sisa Mayor» que financiaba las fiestas del Corpus; pero la ayuda más importante partió de la corona, ya que se concedió aplicar a la obra, inicialmente por cuatro años, un arbitrio aplicado a las paralizadas obras del puerto: 1 real en arroba de pasa, vino y aceite que se embarcara por los puertos del obispado. El arbitrio fue definitivo, prorrogándose otros años, aunque variando la cantidad, y el proceso constructivo estuvo estrechamente ligado al desarrollo de su recaudación. De este modo la Catedral era costeada fundamentalmente por los comerciantes, y al fin y al cabo los consumidores, toda la población de Málaga.

En 1754 se aplicó una cantidad fija procedente del arbitrio, 3.179.681 reales que era el costo de lo que quedaba por hacerse según presupuesto del arquitecto Antonio Ramos. De este modo se evitaban cuentas poco claras.

En 1768 en Cabildo había derivado su aportación a las capillas y ornato interior del templo, costeándose la obra solamente con el fondo del arbitrio, pero ya en 1779 el Cabildo era consciente del agotamiento de los fondos del arbitrio y repetidos intentos por conseguir vías de financiación alternativas concluyeron en fracasos. Además en 1780 la Ciudad, también agobiada por la baja de los productos locales, las contribuciones de la guerra, el aumento del coste de vida, etc., solicitó a la Catedral que, por ser poco lo que le faltaba para su conclusión, le cediera el disfrute del arbitrio a lo que ésta se negó alegando que sólo el Rey podía hacerlo. Y pronto lo hizo.

En 1782 Floridablanca exigió la contabilidad del arbitrio, cuyas cantidades habían sido superadas con largueza. Una comisión mixta Cabildo-Estado revisó la contabilidad corroborando el agotamiento concedido y cesaron las obras. Aunque esperaban conseguir vías alternativas de financiación

San Jerónimo
segunda hipótesis : Mezquita en el interior de la nueva :la catedral orientada a la Meca ? Recordamos que cualquier mezquita debe de tener orientada a esta ciudad la parte más sagrada o Kibbla
portada antigua Catedral hoy Sagrario
columnas cruciformes Capilla Encarnación
como hice el modelo
Isabel la Católica por Siloé 
virgen de los reyes
Andrés Valdelvira
Arcangel gabriel anunciando a Maria
La Encarnación
San Ciriaco
santa Paula

En 1753 se empezaron a cerrar las bóvedas, lentamente por falta de fondos, pero la restauración del arbitrio en 1754 permitió mayor actividad; en esa fecha se habían finalizado los arcos y estaban cerradas las cuatro bóvedas colaterales y al año siguiente se iban a empezar a cerrar la principales, pero realmente éstas ya se cerraron después de 1755 una vez muerto Bada, llevándolo a cabo Antonio Ramos con gran habilidad, con una cimbra muy endeble, porque estaban faltos de madera, pero las enlazó unas con otras de modo que no cargaran demasiado en los muros laterales, no tan robustos como se hubiera requerido; hacia 1761 se realizaba su decoración por el maestro cantero José Gómez

Al morir Bada, Ramos solicitó el puesto de maestro mayor, que el Cabildo no le concedió hasta 1760, después de los inmejorables informes que sobre él dio Gaspar Cayón, maestro mayor de la Catedral de Cádiz, quien lo consideró «muy capaz de seguirla (la obra de la Catedral), lo uno porque se ha criado en ella los muchos años que V.S. sabe; lo segundo porque los accidentes de D. José de Bada y no poder asistir a ella, ha llevado el dicho D. Antonio casi todo el peso de la obra; lo tercero por su mucha aplicación y demás prendas que reconozco son necesarias a un director de una tan encrespada obra, como es ésta y que merece el que V. S. haga toda la confianza de su habilidad, no solo para la dirección de esta obra, sino para otra cualquier que se ofrezca a V. S

A partir de 1757 se habían empezado a levantar los cubos, con su ornamentación rococó de piedra tallada, que funcionalmente eran necesarios para contrarrestar el empuje de las bóvedas principales; en febrero de 1761 estaban terminados los dos primeros hasta el arranque de sus remates, y aunque el maestro propuso, por razones económicas, proseguir el cuerpo de campanas de una de las torres, el Cabildo acordó que se continuasen los otros dos y se terminaban, hasta el estado en que hoy se encuentran, en 176451. Después continuaron las torres

En 1763 la obra nueva estaba alzada, cubierta y lista para unir con la catedral renacentista, lo que deseaba profundamente el Cabildo. No obstante el maestro Ramos presentó su propuesta de no derribar los murallones que separaban las dos partes de la obra, y que formaban un estribo competente, hasta que no se cargaran algo más los muros para contrarrestar el empuje y peso de los arcos y bóvedas, para lo que era conveniente terminar antes la fachada, que contribuía al contrarresto de las fuerzas52. El Cabildo sometió el informe de Ramos a la opinión de otros maestros, planteándose una situación de dudas e intervenciones proyectuales, porque hubo dictámenes muy contradictorios, pero el proceso generó una documentación importantísima: los informes de los técnicos consultados, que nos ofrecen las capacidades del mundo de la construcción.

El primer consultado fue el coronel de ingenieros José Lacroe, al que daban funciones para elegir a los otros arquitectos, aunque consideró que no eran necesarios, y solicitando los informes y planos de Bada y Cayón, así como los de Ramos, reconoció la obra en compañía de éste. Su informe fue tan contrario a la propuesta de Ramos que el Cabildo no supo qué decidir. Lacroe denunció que se habían cargado excesivamente los arcos de las naves de la fábrica nueva con cadenas de sillería y era necesario aligerarlos en la zona de las claves, que no había riesgo alguno en establecer la unión entre las dos partes de la obra pues los cubos y la misma obra nueva con sus empujes actuaban de contrafuerte y que en la fachada era tan poco lo que faltaba que, siendo la base de su estructura suficientemente sólida, daba lo mismo terminarla antes o después de la unión; no obstante consideraba necesario terminar el parapeto que circundaba al edificio como suplemento de gravedad para los empujes en caso de terremoto.

Ornamentos y complementos
Catedral de Málaga Diseño de A. Ramos (1782).
Catedral de Málaga.  recreación  con dos torres y central 
Alzado. Diseño de A. Ramos (1782).

Por su parte Ramos había consultado con los técnicos que intervinieron en la Catedral y examinó nuevamente la obra presentando un memorial justificativo en el que exponía que había cargado excesivamente los muros sobre los arcos que empujan contra la fachada, porque había observado grietas

No obstante, proponía Ramos rebajar algo los muros, siempre que el peso que se les librase se agregase a los muros exteriores, de lo contrario las bóvedas no resistirían

En otro memorial presentó nuevamente las motivaciones de las cargas: en la nave en razón de la escasa robustez de los muros perimetrales y «trazó de tal modo los cortes de las piedras y las enlazó unas con otras de modo que gravitasen menos contra los costados». En el arco del crucero, por estar irregularmente construido y sin el debido peralte y consistencia para recibir el peso de las bóvedas, lo que ya Bada consideró de difícil reparación y que podría causar la ruina del templo cuando se cargaran las bóvedas y se quitase el murallón que lo mantenía. Ramos previniendo estos daños  :

«formó un sobrearco de singular invención siendo a un mismo tiempo parte de la bóveda y asimismo arco, de tal modo que el expresado arco viejo no recibiera más peso que el suyo propio y de este modo se evitó el peligro que amenazaba»

En cuanto a la raja antigua que había en el crucero entre la obra nueva y la vieja se había cerrado por efecto de haber cargado el maestro los arcos, pero ya guarnecidos y sujetos con todo el conjunto no se necesitaba tanto peso. Respecto a las bóvedas elípticas, de las que se había criticado su construcción, los maestros las encontraron correctamente construidas

(el trinitario Fray Francisco de los Santos que emitió su informe junto a Felipe Pérez, maestro del muelle, solicitándole otro al cantero Fernando Fraile)

Al contar con informes tan diferentes el Cabildo solicitó un arquitecto a la Corte, para que emitiera su parecer y fue nombrado Ventura Rodríguez. En mayo de 1764 estaba ya en Málaga, reconoció exhaustivamente la obra con el maestro, los diputados y, después de haber estudiado los planos, emitió su informe, modificando apenas las propuestas de Ramos, a quien avala y encomienda confiadamente la dirección de la obra. En el informe, fechado en junio de 1764, indica que la obra está correctamente cargada pues :

«los macizos de que constan sus pilares, paredes y estribos tienen los gruesos competentes y proporcionados a los vanos y a resistir el peso perpendicular e inclinado que causa la elevación del pie derecho y el empuje de los arcos y bóvedas del cerramiento».

Considera que la obra está construida conforme a las buenas reglas de la arquitectura y que no tienen importancia las quiebras, que procedían del asiento natural que hacen los macizos con su mismo peso, porque una vez construido todo y cargados se comprimen y alcanzan su total estabilidad;

Ventura Rodríguez. Diseño de cubierta para la Catedral de Málaga (1764).

La segunda parte del documento de Ventura Rodríguez  es la contestación a las preguntas que el Cabildo le había hecho respecto al modo de seguir la obra, que explican gráficamente los dibujos entregados con el informe y otros que se compromete a enviar desde Madrid y explica cómo deben rebajarse las cadenas, lo que no podrá hacerse del todo hasta empezar la construcción de la cubierta. Porque Ventura Rodríguez planteaba la necesidad de cubrir la Catedral con una cubierta de madera y teja, que él mismo proyectó en Málaga en los planos que acompañan al informe

Así pues Ventura Rodríguez básicamente aprueba la propuesta de Ramos en cuanto al procedimiento seguido en la construcción de la Catedral, e insiste en que de no ponerse en ejecución inmediata la cubierta de las bóvedas no conviene que se rebajen las cadenas, ni siquiera en parte. En julio se acordó que el maestro Ramos hiciese un tanteo de la cubierta proyectada por Rodríguez y que se siguiera la edificación de las dos torres a la vez, como éste había indicado,

para no dejar atrás el complemento del edificio, y porque haciéndolas a la vez serían más exactas57. El tanteo no debió complacer al Cabildo porque novuelve a hablarse de ello.

A partir de este momento hubo nueva revitalización en las obras, apoyada por el deseo del Cabildo de ver unida la Catedral. Pronto se decidió abandonar la construcción de las torres para volcarse en las obras del interior, y en cuanto pudieron se pasó a derribar los estribos, siempre con las debidas precauciones.

Se compraron rejas y vidrios para todas las ventanas de la obra nueva; se trajo gran cantidad de madera de roble y caoba y en la misma Catedral se constituyó un taller en el que trabajaban los maestros más acreditados de la ciudad.

a partir de 1766 se empezó a poner la solería con losas de mármol blanco y jaspe encarnado que debían igualar a las de la obra vieja, aceptándose las de mármol blanco de la sierra de Mijas, tras el informe del experto en piedra, el escultor Fernando Ortiz.

Fue en 1768 cuando, ya unidas las dos partes de la obra, se puso en us ola iglesia completa, pero quedaba obra por hacer.

A partir de esa fecha se completaban los exteriores y el amueblamiento de capillas. La torre norte se terminó en 1779 y en 1776 se cerraban bóvedas de la sur, que quedaría incompleta. En 1781 Ramos diseñó una reja para cerrar el

atrio. Y desde 1780 se realizaba la capilla de la Encarnación con aportación del obispo Molina Lario que la había elegido para su enterramiento, obras todas dirigidas por Ramos

En 1782 murió el maestro sin haber visto cumplido su deseo de terminar la Catedral.

En los últimos trabajos se había incorporado a la Catedral el arquitecto turolense José Martín de Aldehuela (Manzanera, 1724) quien, llamado por su paisano el obispo Molina Lario (natural de Camañas), se encontraba en Málaga desde 1779 para realizar las cajas de los órganos y aquí se avecindó, llevando a cabo una actividad importante tanto en la arquitectura religiosa como en el campo de la ingeniería.

Aldehuela se formó en la escultura y carpintería de retablos en Teruel con José Corbinos y Francisco de Moyo dentro del gusto rococó francés, imperante en Aragón y Valencia, aunque hay escasos testimonios de aquella etapa  Llevó a cabo importantes obras civiles y de ingeniería. Bajo el patrocinio de Molina Lario dirigió la traída de aguas del Guadalmedina a Málaga mediante la llamada cañería del Obispo, y más tarde acueducto de San Telmo, interesante obra que con un recorrido de 11 kilómetros en dos acequias superpuestas, para riego y agua potable, salva la quebrada topografía del terreno mediante 33 alcantarillas y 30 puentes-acueducto, algunos de interesante diseño Remodeló parte del Colegio de los Jesuitas para su adaptación al Consulado, atribuyéndosele asimismo la portada que aquí se realizó para el Montepío de Cosecheros65.

También para el Consulado proyectó una Casa-lonja en 1786, e hizo nuevo plan para proseguir el Puente del Rey, que no se ejecutó. Intervino en la Casa de Expósitos, y para el Conde de Villalcázar, trabajó en su casa-palacio frente a la Alcazaba

Pero fue más señera su actividad en Ronda donde se encargó, en 1784, de terminar el puente sobre el tajo del río Guadalevín, obra imprescindible para la ciudad que incorporaba un acueducto; inaugurada en 1793

Al morir Antonio Ramos las obras que éste dirigía en la Catedral pasaron a Aldehuela, por lo que se hizo cargo de la capilla de la Encarnación, la mayor de la girola, en la que estaba enterrado el obispo Manrique y que un devoto quiso arreglar en la mediación del siglo. Pero fue elegida también por Molina Lario como su lugar de enterramiento y se acometió una obra de reforma que dirigía Antonio Ramos desde 1777. A la muerte del obispo, su sobrino el canónigo magistral D. Joaquín de Molina Sánchez marchó a Madrid para ajustar con el colector de Expolios las cantidades necesarias para la continuación de esta obra que contrató con José Martín en 1784.

La obra escultórica, casi toda en mármol blanco, la realizó Juan de Salazar, a quien también puede atribuirse el monumento sepulcral del prelado.

La capilla está presidida por un espléndido retablo de corte muy clásico que responde tanto al gusto clasicista como a los materiales impuestos por la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Elevado sobre un gran basamento corrido, está dominado por cuatro grandes columnas de mármol veteado de Mijas con dorados capiteles corintios que sostienen un entablamento partido y se desarrolla en tres calles presentando bajo el arco de la central el grupo de la Encarnación y en las laterales, más estrechas bajo el saliente entablamento, las imágenes de los santos mártires de la ciudad Ciriaco y Paula, sobre los que campean angelitos con las coronas del martirio. En el remate unos ángeles sostienen guirnaldas y flanquean un medallón de rayos antepuesto a la ventana del templo que ofrece efectos de transparencia y luminosidad. Otros detalles de la capilla como los relieves en madera pintada fingiendo mármol, de la Visitación y Adoración de los pastores, con sus molduras con orejetas, los adornos de las puertas de entrada a las sacristías angulares, así como el sepulcro de Molina Lario situado a la derecha (haciendo correspondencia con el renacentista del obispo Manrique) pertenecen a la misma reforma.

La autoría del diseño no está aclarada. Medina Conde, contemporáneo de la obra, la asigna tanto a Ventura Rodríguez como a Juan de Villanueva, a quien también lo atribuye Ponz, mientras que Bolea y Sintas y otros autores lo dan como proyecto de Ventura Rodríguez

Un capítulo de especial importancia para la Catedral fue siempre la capilla de música, y dentro de ello poseer un órgano que correspondiera a su grandeza.

Se habían construido diversos órganos, pero el que había a mediados del siglo XVIII no colmaba las aspiraciones del Cabildo, y ya en 1768, con el obispo Franquis Lasso de Castilla, comenzaron las gestiones para la construcción de un nuevo órgano. Franquis reunió varios proyectos para su estudio y, había dejado mandas de 15.000 ducados para ello.

A los dos meses de ocupar su diócesis Molina Lario comunicó al Cabildo que estaba estudiando los diseños de los órganos, hallados entre los papeles de su antecesor, pero encargó un nuevo proyecto a Julián de la Orden, organero de la Catedral de Cuenca que encabeza la mejor historia del órgano español del siglo XVIII. Para la realización de las cajas vino también desde Cuenca José Martín de Aldehuela.

El proyecto de los órganos se presentó en noviembre de 1778, a finales de 1781 estaba listo el primero de ellos, costeado por el obispo y un año más tarde se completaba el que costeó el Cabildo. Condicionado por los sólidos pilares del templo, recrecidos en altura mediante pilares de ático, entre los que debían colocarse las cajas, Martín de Aldehuela llevó a cabo una magnífica obra de adaptación al marco, con carácter de retablo en cuanto a fachada y silueta, pero es tridimensional; en su alzado se superponen los diferentes cuerpos afirmando su sentido ascensional mediante la ingravidez de los volúmenes, el ritmo, la delicada coloración, la suavidad de los dorados.

Aflora en la delicadeza de los detalles su espíritu de decorador excelente, todavía ligado a fórmulas del rococó que aplica con mesura. Las cajas están distribuidas en tres cuerpos donde los tubos y la trompetería, elementos de su propia mecánica, han sido integrados en la composición ornamental, disimulando los huecos a modo de celosías trazadas con bellas y elegantes rocallas en oro, que junto con los capiteles y molduras, resaltan sobre el fondo verde y el metal bruñido de los tubos, y reaccionan a la luz de manera muy diferente, limitándose la policromía a los recursos plásticos, escudos y estatuas, que integran en esta obra las connotaciones simbólicas.

Con los emblemas del obispo o del Cabildo, flanqueados por figuras de bulto que representan a las virtudes, el cuerpo superior, más reducido, se remata con frontón triangular abierto sobre el que se elevan ángeles músicos, la cartela con la fecha y los emblemas heráldicos y la majestuosa figura de la Fama

obras escultóricas que fueron realizadas por Juan de Salazar y Antonio de Medina

José Martín de Aldehuela contrató esta obra en 30.000 reales pero fue gratificado además con 1.500 reales

Pintura de diez metros de largo realizada sobre la piel de un ELEFANTE 
San Francisco Caracciolo
Crucificado (Siglo XVII) y Dolorosa de Pedro de Mena en la Capilla de los caídos 24
Capilla de la virgen de los reyes 
reproducción al natural de los reyes católicos
de Pedro de Mena
Decapitación de San Pablo de Enrique Simonet  1887
La Piedad está esculpida en mármol de Carrara por los hermanos Pisani

Otro retablo diseñó Aldehuela para la Catedral, aunque no hay muchas referencias. Dentro del programa de ornamentación del templo que quería acometer el obispo Ferrer y Figueredo se encontraba un magnífico retablo de mármoles ricos y estatuas de bronces que enmarcaría el gran cuadro de la Virgen del Rosario de Alonso Cano. La desviación de los 20.000 pesos de este presupuesto para el tabernáculo diseñado en 1796, dejó la obra sobre el papel, no llegando tampoco a realidad el tabernáculo, como se ha visto más arriba.

Asimismo Aldehuela, que había asistido al maestro Ramos en las mediciones  de la reja del atrio, fue quien la terminó. En 1780 se había acordado cerrar el atrio de la Catedral con una reja para la cual hizo el diseño Antonio Ramos; se pidieron presupuestos y en 1781 habían llegado de Albarracín, Valencia, tres de Vizcaya y uno de Málaga del maestro local Luis Gómez que se comprometía a realizarla por el diseño citado y fue el más ventajoso económicamente que se costearía con el producto de haber vendido la vieja reja de la capilla de la Encarnación, y el resto del fondo de la obra. El contrato se firmó en enero de 1782 y a finales de año, por muerte de Ramos pasó la dirección a Aldehuela quien corrigió el diseño del portal principal que el Cabildo encontraba más sencillo que los laterales, aprobándose su proyecto en 1783, fecha que también aparece en el cerrojo. Sin embargo fue respetuoso con lo diseñado por su antecesor ajustándose bastante la obra terminada a las trazas conservadas.

En cuanto a la finalización de la Catedral, el Cabildo no perdía las esperanzas y en 1792 empezaron las gestiones para conseguir de nuevo la aplicación del arbitrio que costeaba la obra. En esta ocasión se contaba con el apoyo de la ciudad y se preparó un memorial exponiendo el origen, evolución y estado de la obra, encargando el plano de lo que faltaba por hacer a los arquitectos Miguel del Castillo y José Martín de Aldehuela. Éste tuvo que venir desde Granada, donde seguramente estaría trabajando en el proyecto de reconversión del Palacio de Carlos V en Colegio de Nobles Americanos, y en 1793 se presentó el «plan ignográfico» que habían realizado que comprendía «el horizonte de dicha iglesia, nuevas oficinas anejas a él, terrenos que deben contar para ampliación de las calles y demás

Un plano de enorme interés para conocer también a la Catedral como generadora de un urbanismo y aunque se guardaron copias del mismo en la secretaría, nada de ello se ha conservado y tampoco se lograron estas pretensiones.

Hubo otros intentos para terminar la Catedral en el siglo XIX e incluso en el XX, pero nuestra Catedral permanece inacabada, la falta de la torre sur ya es una imagen singular de la ciudad y ha hecho que cariñosamente los malagueños llamen a su catedral «la Manquita»

Extraído del LIBRO:

ARQUITECTOS DEL BARROCO EN LA CATEDRAL DE MÁLAGA

ROSARIO CAMACHO MARTÍNEZ


A finales de la década de 1980 se planteó construir la torre sur, incluso se abrió una suscripción

para ello, pero no prosperó. Más recientemente se decidió cubrir la Catedral con un tejano, proyecto que arrancaba del de Ventura Rodríguez. Tampoco prosperó pero se abrió un concurso para diseñar una cubierta, resultando elegido el de Juan Jiménez Mata, arquitecto de la Catedral de Cádiz, que proponía mantener el sistema de bóvedas trasdosadas, creando una cámara de aire intermedia entre aquella y una nueva cubierta del mismo tipo, terminando la restauración en verano de 2009.

la Virgen del Rosario de Alonso Cano
representación propia de una posible mezquita Mayor aunque ampliada con más naves,  tuvo  solo cinco y 103 columnas
primera hipótesis - Alcazaba al fondo
tercera Hipótesis:  sobre ubicación de la Iglesia Antigua dentro de un troz0 de la Mezquita
restos de la Kibbla de la Mezquita
pared de la Kibbla de la Mezquita
Como museo se pueden distinguir cinco salas: Sacristía, con gran riqueza de pinturas Vestuario de canónigos con galería de pinturas de los obispos malagueños; Sala de ornamentos. Sala del tesoro (orfebrería, pinturas y documentación).
Entre las piezas más significativas se pueden destacar: Retablo de Santa Bárbara, gótico, del artista Nicolás Taller (1524), con parte pictórica y dorado de Francisco Ledesma y una tabla con escenas de la Misa de San Gregario del autor Fernando de Coca (1523. Capilla de la Encarnación, retablo en mármol veteado y esculturas, en mármol blanco, con el misterio de la Encarnación e imágenes de los patronos de Málaga, Santos Ciriaco y Paula. Capilla del Rosario, con cuadro de Nuestra Señora del Rosario del pintor Alonso Cano (1666). Coro de 42 imágenes, en madera, de Pedro de Mena y Medrana, que dan gran personalidad y fama a este conjunto barroco.
En la sala del tesoro hay que destacar: Portapaz gótico de plata dorada con imagen de la coronación de la Virgen de 1511. Relicario ostensorio de plata dorada con basamento renacentista del siglo XVI y viril del siglo XVIII. Relicario ostensorio conteniendo el cráneo de San Mauricio, en plata dorada y filigrana. (Procedencia italiana del siglo XV). Cruz procesional de plata dorada con decoración del bajo renacimiento del siglo XVI. Relicario, en forma de brazo con reliquia de San Sebastián del siglo XVII. Inmaculada, alto relieve en marfil del siglo XViII Cuadro al óleo de la Piedad, de Luis Morales. San Pablo ermitaño de José Rivera. Una tabla al óleo de la Dolorosa, atribuida a Murillo.

la piedra que se ha habilitado en las antiguas canteras de San Pitar, entre los núcleos de población de Valle-Niza y Almayate, de las que salió buena parte de la materia prima con la que se construyó la Catedral de Málaga. y las columnas y el suelo granate veteado son de la serranía de Mijas

detalle ventanales
Dolorosa de Pedro de Mena en la Capilla de los caídos
virgen de los reyes donada por de Isabel la católica reproducción al natural de los reyes católicos
de Pedro de Mena
1572
1650
anonimo san juanito
San pascual bailon pedro de mena
cardenal cisneros
Litografia de Chapuy,1850
José Moñino y Redondo, 
I conde de Floridablancahttp://es.wikipedia.org/wiki/Condado_de_Floridablancashapeimage_86_link_0
Las canteras de Valle-Niza - Sant Pitarhttp://rutas-fotograficas.diariosur.es/axarquia/tema.php?tema=prueba-05shapeimage_87_link_0
Canteras de Mijas
José Molina Lario
san Pablo Ermitaño de Jose ribera
Campanas y Carrillon
Cardenal Riario familia de Cesar
Arzobispo
Ludovico de torres
corte Longitudinal
Pilares cruciformes corintios
aislamiento del monumento deeribo casas adosadas
Monumento al Doctor Gálvez en los Jardines
Acueducto de San Telmo
puento sobre el Guadalevin Tajo de Ronda
Tabernáculo y Rotonda de la Girola
Capilla de La Encarnación
CELESTIN NANTEUIL 1848
Málaga 1800
 1771 francis carter esperaba que la construyeran y no tener que repetirlo
Al principio utilizaron los cristianos la Mezquita original sin cambiar su estructura, haciendo sólo las reformas más necesarias, esto es, colocando altares, pendones, imágenes para el culto. Según Al Bakri, la Mezquita de Málaga tenía cinco naves, posiblemente una principal, llevando al mirhab, y dos laterales, más dos axiales. Lo que sí es seguro es que fue fundada por Mu awya Ibn Salik al Hadrami, un emigrado sirio que era hombre de confianza del primer emir cordobés.
 La iglesia vieja ocupaba sólo una parte de la mezquita, ubicada sobre los emplazamientos del Sagrario, la galería y algunas capillas. Lo demás eran dependencias y oficinas.
Según Medina Conde, había en primer lugar:
Altar Mayor. 5
De esta capilla sólo conocemos que en ella fue colocada la Imagen de Nuestra Señora de los Reyes, ignorando la forma del altar,
aunque se hace referencia a una verja. Es seguro que este altar estaba donde ahora se encuentra la puerta principal de la galería que, del jardín, da paso al patio de las Cadenas.
portada GOTICA SAGRARIO ANTES CATEDRAL VIEJA la escalera de acceso la quitaron por que estorbaba al tráfico ?
Capilla de San Jerónimo . 8
Tenía verja de hierro con llave y fue rica en alhajas, llegando únicamente a nosotros una hermosa ara de pórfida y la imagen de San Jerónimo.
Capilla de Santa María de los Angeles o de San Francisco.
Se supone que estaba ahí el sepulcro de bronce del arzobispo de Salerno, don Luis de Torres, que hoy se encuentra en la capilla de San Francisco, siendo concedido' a la noble familia de los Torres
Capilla de las Reliquias. 6
Sólo sabemos que se situaba muy cerca del altar mayor, ya que se prohibía decir misa simultáneamente en los dos altares.
Estarían las reliquias que ahora se ven en el muséo
Relicario ostensorio conteniendo el cráneo de San Mauricio y Relicario, en forma de brazo con reliquia de San Sebastián del siglo XVII
Capilla de Santa Águeda o de Avila.
Fundada por doña Marina Martín, madre del canónigo Cristóbal de Avila, fue dotada ya en 1496, por el canónigo Juan de Montoro, para el culto de Santa Águeda. De esta santa sólo se conserva en la iglesia nueva un cuadro con su efigie.
San Jerónimo
Capilla de San Sebastián.
Medina Conde no la menciona, pero da cuenta de una lápida sepulcral que existía junto a la puerta de las Cadenas, y en la que constaba fue fundada por el canónigo Sebastián de Zurita. Se trasladó a la nueva iglesia en 1600.
Puerta de las cadenas acceso al museo y al  jardín del Sagrario
sobre la cual mandó inscribir: 
NOVISCUM HIC, HABITAT COELO QUI REGNAT BERNARDO MANRiQUE PROESULE
Santa Agueda
San Sebastián Mártir
Capilla de la Quinta Angustia. 18
Únicamente, dice Medina Conde, que, en la vacante del señor Toledo, se concedió el 23 de agosto de 1499, al canónigo Francisco de Alcaraz, para que la adornase y en ella hiciera su enterra -miento.
Arzobispo D. Luis de Torres
Capilla de Santa Cecilia.
El canónigo Francisco d e Melgar, Maestre-Escuela de la Santa Iglesia Catedral, construyó y dotó una capilla a Santa Cecilia en 1514. No consta que esta capilla fuera trasladada a la iglesia nueva
Santa Cecilia patrona de los músicos
Capilla de Nuestra Señora de los Remedios. 11
Fue fundada en 1520 por la viuda Catalina Hernández, s i e n d o acabada en 1532. Sólo se conservaba una imagen, ya que este altar no fue trasladado a la iglesia nueva.
Capilla de Ntra. Sra. de Montserrat o de los Catalanes.
Sólo se con o c e su existencia por las actas del Cabildo, mencionándola en 1511.
Nuestra Señora de Montserrat
Capilla de San Gregorio 10
Fundada en 1511, se hallaba al lado de la epístola del Altar Mayor, y su nave, pequeña y de estilo gótico, se conserva todavía en nuestros días, formando el descanso de la escalera de la que fue oficina de la Fábrica Mayor y antes Sala Capitular. Su piso era más elevado que el jardín y que la iglesia del Sagrario.
Capilla sacristía de Santa Bárbara 15
Erigida durante el pontificado de Diego Ramírez de Haro en 1515 y reedificada bajo César Riario, construyéndose el hermoso retablo de estilo gótico que se encuentra en la iglesia nueva.
La imagen de Santa Bárbara ocupa la hornacina central. Aparece la Santa junto a una torre, en la que vivió encerrada por su padre, que no quería que su hija fuera cristiana. El padre llegó
 a cortarle la cabeza a su hija, pero según la tradición,  inmediatamente  cayó fulminado por un rayo. Este es el motivo por el que se asocia a santa Bárbara con los rayos y hasta hay un refrán que lo recuerda ("acordarse de Santa Bárbara cuando truena")
Santa Apolonia de Alejandría
Capilla de los Libros del Coro 11
Su existencia sólo está probada por una acta del Cabildo en 1533
portada GOTICA SAGRARIO  garabado siglo XVIII  el suelo llegaba a la puerta
Lo que sí es importante es que nada de lo que se construyó entre1528 y 1541 se conserva en la iglesia actual, salvo la portada de la iglesia del Sagrario y parte del lienzo de la antigua mezquita, amén de trazos englobados en la iglesia de ahora. Al iniciar la obra, en su primera fase, es seguro que el Altar Mayor estaba donde hoy se encuentra el coro, siendo trasladadas poco a poco, a la iglesia nueva, las capillas primitivas, aunque se suprimen algunas. Su traza fue, seguramente, la de una cruz griega.
LA Capilla Mayor 1
La capilla Mayor fue construida bajo el pontificado del obispo Pacheco de Córdoba (1585-1587) quien hizo colocar las estatuas, columnas, molduras, etc. Las pinturas que se ven arriba, en la parte exterior de la capilla, son de Cesare Arbassia, mediocre pintor italiano.  { tabernáculo, de Francisco Enríquez Ferrer, fue terminado en 1859. Los magníficos púlpitos de mármol de Cabra son de Juan Bautista (1577).
El Sagrario es de una sola nave,
completamente reedificada en 1714. El magnífico retablo, fechado en 1565, procede de la iglesia de San Pablo, de Becerril de los Campos (Palencia), siendo la talla atribuida a Juan de Balmaseda (entre 1516 y 1548), artista a caballo entre el gótico y el renacimiento. Durante el reinado de Isabel II, quitaron, bajo varios pretextos, la escalinata que llevaba a la entrada por la puerta gótica, inutilizando ésta hasta reciente fecha en que se ha vuelto a colocar la escalinata, copia exacta de la antigua.
La Capilla Nueva o Capilla de los Caídos: 24 
No tuvo altar hasta 1889. Las imágenes expuestas son de muy alto valor, atribuyéndose el Cristo (1630) a Montañez y la Dolorosa a Pedro de Mena. Abajo hay una cripta donde están enterrados los restos mortales de los caídos en la guerra. Detrás, a la derecha, una pequeña puerta que da a una sala reducida en donde se exponen las vestimentas. (ver abajo)
Capilla del Sagrado Corazón: 23
Esta capilla es muy popular por ser la capilla donde se celebran las bodas y donde, en Semana Santa, se erige el Altar de Reposo. El retablo es del siglo XVI, del maestro Ángulo, con curiosas pinturas representando el martirio de un niño del Siglo X, San Pelayo, que procede de la iglesia de San Pelayo de Becerril.
Capilla de la Virgen del Rosario: 22
El cuadro se atribuye a Alonso Cano.Capilla de la Purísima: El cuadro de la Purísima se atribuye a Mateo Cerezo; otros dicen que es de Claudio Coello.
(Ver Abajo)

Capilla de la Virgen de la Concepción: 21
A continuación viene la llamada 
puerta del Sol. del crucero Sur 20
Capilla de Nuestra Señora de los Reyes:  19
La Virgencita era propiedad de los Reyes, habiendo estado colocada en el Altar Mayor de la iglesia antigua. A cada lado, dos figuras orantes representan los Reyes Católicos, obra de Pedro de Mena en 1676. Existe además una curiosa cabeza de Cristo que lleva el nombre de Cristo de Orán, siendo la leyenda que, al tomar Orán los turcos, los cristianos, en las prisas por salvarse, llevaron sólo la cabeza de la imagen, enterrando el resto para evitar su profanación. El retablo viene del convento de las clarisas de Plasencia. Interesantes los arcos ciegos de la capilla. (abajo)
Capilla de Santa Barbara:  17
El retablo proviene de la iglesia antigua y es de estilo gótico, del siglo XVI, con lienzos de Niño de Guevara, colocados en 1682, representando la Ascensión del Señor. (arriba)
Capilla de San Francisco de Asís 18: 
Esta Capilla Data de 1571. En ella existen dos sepulturas: la del obispo Luis de Torres y otra la de su sobrino ludovico. (Ver abajo)
Capilla de la Encarnación: 16
Es la Más importante de la Catedral, celebrándose misas diarias y distribuyendo la sagrada comunión a los fieles. La sepultura es del obispo Manrique. El retablo, de magníficos mármoles, es de Villanueva; fue terminado en 1785 por Aldehuela. Los medallones y estatuas son de Salazar. (Abajo)

Capilla del Pilar: 15
Ha sido reconstruida recientemente. Como hemos dicho anteriormente, aquí había un pozo que abastecía de agua para la obra de la Catedral.
capilla del Santo Cristo del Amparo  14
Capilla de San Julián, 12
 con cuadros de Niño de Guevara y, en la segunda, un lienzo importante de Manrique,
la Sacristía Mayor, 13
terminada en 1579, con cajoneras de caoba. Al lado hay una escalera que lleva al museo de la Catedral, situado en la galería, la parte más antigua del templo, el cual muestra un techo de artesonado que parece ser era de la mezquita original pero modificado posteriormente.
Después viene la Puerta del Perdón 11
que da al Patio de las Cadenas. Esta puerta tiene fuertes resabios góticos en los motivos decorativos.
Saliendo por ella, a la derecha, hay un pequeño jardín, y antes, la cruz de los Caídos y un busto del Dr. Galvez. En el jardín un pequeño estanque y la cruz de hierro de Torrijos;
un sitio de meditación para viejos y jóvenes. Parte del lienzo del muro exterior de la Catedral, así como al otro lado, está como sin acabar, habiendo, parece ser, pensado en tiempos pasados aumentar la Catedral, añadiendo dependencias que nunca llegaron a realizarse. Siguen después varias capillas de escaso interés histórico o artístico, terminando por la 
capilla de San José, 10
capilla de San Rafael, 9 
capilla de San Sebastián, 7
 que es moderna. Por la descripción de las capillas de la iglesia antigua y de la nueva, se comprueba cómo la mayoría de las de la antigua desaparecieron, exceptuando las de Santa Bárbara y San Francisco.
Cardenal Mendoza
Gárgola
Capillas Catedral Antigua
San gregorio
Obispo Bernardo Manrique 1541 Gregorio  Vigarny  
Capilla Encarnación
Retablo del Sagrario
Juan de Valmaseda palencia
16
capilla san Sebastián
Tabernáculo
Sagrado corazón
Inmaculada Concepción
retablo Santa Barbara
Santa Bárbara
San José
De los Reyes 19
Puerta  del Sol
Puerta del Perdón o de las Cadenas Patio de los naranjos 11
Fachada Principal
Cristo del Amparo 14
LA Capilla Mayor   1
Museo Catedralicio
Damian de castro cruz procesional
virgen con niño
transcoro y bóvedas
escudo de los Austrias
 Santa Teresa de Jesús
Nacimiento
Inmaculada de 
Alonso del Arco
El convite del fariseo de Miguel Manrique
León escalinata principal de Valero
Fachada Principal
Fachada verja  y Torre norte
cristo del perdón
San Luis de Jerónimo Gómez
Santa María Ejipciaca
Capilla de la Encarnación
Museo
VIDRIERAS
Espinosa Domínguez, M. A., Las vidrieras de la Catedral de Málaga, en “El Observador” (Revista de Culturas urbanas), nº 31 (1997), pp. 38-40.
transcoro  de Salazar 1802
Ventura Rodríguez. Diseño de cubierta para la Catedral de Málaga (1764).
Santo Tomás de Villanueva
 (Salvador Gutiérrez de León)
Los Obispos Torres Ludovico y Luis  Tumbados en la Capilla de San Francisco 18
Plaza del Obispo
Obispo Bernardo Manrique 1541 Gregorio  Vigarny
Obispo Molina Lario y Navarro 1773
San Julián
de Salmerón
del Pilar 15
de San Julián 12
capilla san Rafael
capilla san José
Es pues una iglesia salón, con las naves a igual altura,  por lo que la luz penetra en el interior a través de las triples arquerías abiertas a la altura del segundo cuerpo coronadas a su vez por otro conjunto donde el arco se flanquea por sendos óculos, presentando las capillas-hornacina iluminación independiente, sobre la línea de imposta. Todo ello nos permite disfrutar de un interior con una luz muy tamizada que perfora los muros perimetrales, quedando como flotante la aérea estructura de la capilla mayor que se recorta sobre el claristorio de la cabecera con sus vidrieras polícromas.
Málaga tiene una larga historia  episcopal que arranca con san Patricio en los albores del siglo IV quien acudió al Concilio de Elvira acompañado por  presbíteros de diversas zonas de la actual provincia

“En España, en la ciudad de Málaga, murieron en este día los señores mártires Ciriaco y Paula, virgen, los cuales de haber padecido muchos tormentos fueron apedreados y dieron sus almas cielo entre las mismas piedras”. Fueron Martirizados en la época de Diocleciano en el cauce del río Guadalmedina, antes río Malacca    300 d. de C
Trozos de madera tallada 
rescatados de la antigua Aljama o mezquita
San Patricio Siglo IV
Cristo Mutilado
Jerónimo Gómez de Hermosilla (1630 – 1719)
Vidrieras de Octavio Valerio
Puerta del Perdón
Patio de los Naranjos ? o de las cadenas
José Molina Lario
Mausoleo Capilla Encarnación
Mezquita en el interior de la catedral nueva , superposición de los dos modelos
La Catedral o Iglesia Antigua aprovechó la obra de la  Aljaima Mayor para las celebraciones
posteriormente se construyó la Girola a la izquierda y derribando la Antigua el crucero
Mezquita en el Lateral de los jardines del Sagrario de la catedral nueva
 superposición de los dos modelos
posteriormente se construyó la Girola a la izquierda y derribando la Antigua el crucero
Capillas Catedral Nueva
Coro
orígenes







godosGodos_-_Cristianos.html







IslamMalaqa.html







cristianosGodos_-_Cristianos.html







modernaMalaga.html







1800...2000Contemporanea.html







XXI2012......html