Malaqa  Islámica               714 - 1487
 
MALAQA
    Durante ochocientos años el Islam permaneció en nuestra provincia.  Llegaron prácticamente sin contienda contra los arrianos visigodos, empeñados en pelearse mutuamente entre sí y con los cristianos del otro bando.
La influencia, conquista o asimilación musulmana de la provincia, fue un ejemplo de como la mezcla de culturas pueden llevar a una convivencia, más si cabe en un puerto de mar, con respecto al fundamentalista interior. Iglesias, mezquitas y sinagogas se mezclan en la ciudad, impuestos aparte.
  De antes, se intercambiaban ideas, creencias y productos de la tierra, con souvenirs del mediterráneo. En esta época se llega a un comercio e intercambio con todo el mundo conocido.
    Tras servir durante siglos de anexo en el eje cultural Córdoba­Bagdad, cuando el Al-Andalus vino a menos geográfica y políticamente, culturalmente mantuvo el esplendor y hasta contó con épocas de auténtico apogeo , como la Nazarí, en la última etapa del reino de Granada.
    En la época donde los baños públicos , el alumbrado, el arte y las ciencias florecían, en el resto de Europa se reducían a pocos puntos de luz, en los monasterios y mecenas ilustrados, que rescataron gracias a los traductores árabes los textos clásicos perdidos, pero conservados en las Madrazas.
        (Córdoba 800.000 habitantes, Londres un villorio) sic: Prícipe Feissal en “LAWRENCE de Arabia”
    En esta tierra Malagueña (en el siglo XII) se fundó una madraza de jurisprudencia y literatura, que llegó a tener célebres discípulos y profesores. Cerca de las Atarazanas se instaló la primera Universidad de Málaga , y todo ello, con la reconquista, desapareció".
AL Andalus
Copia del siglo XIII. 
Según datos del autor árabe Al-Idrîsîhttp://identidadandaluza.wordpress.com/2008/09/30/andalucia-el-origen-del-nombre-segun-los-autores-arabes/

āriq ibn Ziyād al-Layti fue un general beréber de origen cristiano que el 30 de abril de 711 desembarcó en Gibraltar, tras ganar confusamente en la batalla de guadalete a visigodos enfrentados. inició con Musa la invasión de la península

TARIKhttp://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%A1riq_ibn_Ziyadhttp://www.biografiasyvidas.com/biografia/y/yahya_ibn_ali.htmshapeimage_8_link_0
CIUDAD DE MALAQA

Málaga comienza a desarrollar una importante actividad comercial, conociendo un fuerte incremento de su población. En consecuencia, la ciudad se expande y en ella se construyen diversos edificios civiles y religiosos, entre los que destaca su Alcazaba. Toda la ciudad estaba rodeada por una muralla abierta por cinco grandes puertas. La población se diseminaba por varios barrios, también amurallados, dentro de los cuales se situaban los característicos adarves, calles sin salida que podían cerrarse por medio de una puerta. Los huertos bañados por el Guadalmedina procuraban buena parte del sustento de sus habitantes.

De Este a Oeste una vía cruzaba la ciudad y comunicaba el puerto y la fortaleza con el interior del recinto amurallado. Junto a este, aunque separados, se encontraban el barrio de los judíos y el de los comerciantes genoveses con castillo propio, aparte en diversa alhondigas comerciaban, ligures, venecianos, catalanes , valencianos y mallorquines.

DON RODRIGO Y TARIK O MUSA
La población judía, descontenta por la persecución que había sufrido bajo la dominación goda, se unió a los musulmanes desde el primer instante, no tanto por pensar que iban a encontrar ellos unos buenos amigos cuanto por verlos como unos opresores más benignos. Por su parte, el sustrato de población romano-cristiana quedó sorprendida al comienzo de la rapidez con que iban sucediendo los acontecimientos, pero pronto empieza a percatarse de las intenciones de perpetuarse de los nuevos invasores en la Península y espera el momento más idóneo para levantarse en armas contra ellos y alcanzar su independencia. Y el momento, con Musa y Tarik luchando en el centro contra el ejército godo, se presentaba propicio para combatir por la ansiada independencia. Y así, Teodomiro, un ilustre magnate godo de Murcia, consciente de las circunstancias y temeroso de la nueva esclavitud de que iban a ser objeto, se levanta en armas contra los musulmanes, y su grito de rebeldía halla eco en Málaga y Almería.
La única fuente localizada en la que se describe y confirma la conquista de la ciudad de Málaga por Abd al-Aziz ibn Musa se halla en la obra de Francisco Guillén Robles, quien nos dice que el hijo de Musa, tras la partida de su padre y de Tarik a Damasco a requerimiento del califa, fue nombrado comandante jefe de las fuerzas árabes en Hispania.
Consciente del grave problema que le planteaba esta sublevación, el caudillo musulmán decide atajarla con rapidez, para lo cual recluta un gran ejército, principalmente entre la población judía, y sale al encuentro de Teodomiro, a quien derrota y, dando pruebas de magnanimidad con los vencidos, perdona la vida, contentándose sólo con su sumisión. A continuación, se apodera de las comarcas de Murcia y Almería, y entra en las de Málaga, a cuya plaza pone sitio.
Empezó el cerco y Abd al-Aziz congregó en torno a la ciudad lo más florido de su ejército, pero la ciudad se hallaba perfectamente defendida por importantes fortificaciones y su conquista no iba a resultar fácil. Por otra parte, los malagueños, decididos a defender con las armas sus vidas y haciendas, cerraron las puertas de la ciudad y, vigilando escrupulosamente en las murallas y baluartes, impedían las sorpresas y hacían peligroso el asalto.
Cuando se dudaba de la eficacia del cerco y una pronta rendición de la plaza, una circunstancia casual vino a favorecer a los sitiadores. El gobernador de Málaga, hombre poco avisado, como dice la crónica árabe, o quizás de gran corazón, cansado de las molestias del asedio, tomó la costumbre de salir de la seguridad de la plaza a unos jardines que había en los arrabales, sin tomar la precaución de hacerse acompañar de una guardia y establecer vigías.
Abd al-Aziz tuvo noticia de esta imprudencia y envió a algunos de sus más valientes y diestros soldados a que le acechasen y procuraran cogerle prisionero. Sorprendido por sus enemigos entre las sombras de la noche, al desprotegido cristiano le fue imposible defenderse y es hecho prisionero y llevado a presencia del líder musulmán.
Abd al-Aziz pensó que, con su jefe en prisión, la plaza pronto abandonaría su resistencia y depondría las armas, pero Málaga continuó resistiendo con heroica obstinación las continuas y frecuentes embestidas del enemigo. Ni el hambre ni las más ventajosas condiciones de rendición influyeron en el ánimo de la brava población malagueña.
Estaba admirado el caudillo musulmán de la tenacidad defensiva de la plaza, pero, vista la urgencia de su conquista, decide tomarla al asalto. Y llegada la noche, aprovechando la oscuridad, escala las murallas y consigue apoderarse de la ciudad, que es entregada al más cruel de los saqueos, lo que proporcionó a los conquistadores un rico y cuantioso botín.
Abd al-Aziz: uno de los hijos y el más importante que acompañó a Musa ben Nusayr en el 712 en la conquista  musulmana de la Península Ibérica. Participó en la conquista de Sevilla, de Extremadura,  Málaga, Granada y parte de Levante. Cuando su padre debió ir a Damasco a rendir cuentas al Califa, detentó el poder como gobernador de al-Andalus.
http://www.gibralfaro.uma.es/historia/pag_1595.htm
TOMA DE MALACA 
715
"La ciudad musulmana está montada sobre la vida privada y el sentimiento religioso de la existencia".
En la ciudad musulmana, ha sido la casa la que ha prevalecido y la que ha obligado a la calle a encontrar su acomodo, en la ciudad islámica, todo se constituye de dentro a fuera, perdiendo todo valor estructural, lo colectivo, la calle.
Decir calle privada parece una contra-dicción,pero sin embargo los musulmanes, con sus adarves o callejones sin salida, logran privatizar gran parte del espacio público, en interés de un conjunto de casas; al llegar la noche la calle se cerraba y servía de protección a una pequeña comunidad de vecinos.
habrán calles que conducen de un extremo a otro de la ciudad, pero en ellas no hay continuidad; el quiebro y el recodo, nos darán una calle paralela a sí misma. El plano que nos hace GuilIén Robles de Málaga Musulmana, reproduce estos callejones sin salida, los adarves, y que para suerte nuestra aún se conservan algunos.
"Las calles estaban muchas abiertas, las viviendas extendían sus pisos altos sobre la calle por medio de voladizos apeados en tornapuntas o jabalcones, o bien cubriendo totalmente un tramo de la calle, con lo que se restaba superficie a estas y aumentaba lo edificado" 
Todas las ciudades islámicas y Málaga como una de ellas, al igual que las ciudades contemporáneas del mundo cristiano, estaban cercadas de murallas.
El núcleo principal llamado Medina, encerraba la Mezquita Mayor, la Madrasa, Alcaicería (Kaisariya) y las calles comerciales. Después venían los barrios residenciales y los arrabales, encerrados en sus propias murallas, que se apoyaban en la principal. 
Muchos arrabales y barrios agrupaban a la población de acuerdo con sus oficios y medios de vida. Barberos, curtidores (al-Dabbaguin), halconeros (al-Bayyazin), alfareros (al-F ajjari n), tejedores (al- Tarrazi n), etc.
Juntamente con las murallas, es elemento primordial de la ciudad, la puerta. La actual topografía urbana recuerda aún muchas de las antiguas puertas de la ciudad (Puerta San Buenaventura, Postigo de los Abades, Postigo Arance, Puerta Oscura, Puerta del Mar, Puerta Nueva, etc., etc.). No deben considerarse en muchos casos como simples puertas, sino verdaderos organismos arquitectónicos; las había dobles, que daban primero paso a un amplio espacio como patio de armas; y después se pasaba a una segunda puerta que daba entrada a la Medina, las compleja puertas en recodo, como las de nuestra Alcazaba, eran por sí mismo monumentales y de gran desahogo.
La puerta es como el gigantesco vestíbulo de la ciudad, donde se recibe al visitante.
Vistas en conjunto, estas ciudades nos darían la impresión de un amasijo de edificios y casas, con calles de anchura y dirección variable, ramificándose continuamentey terminando en verdaderos "culs-de-sac"
Ciudades inadaptadas por completo a la vida moderna, donde la circulación en automóvil resulta impracticable; sin embargo, esto la convierte en verdadero refugio y solaz del peatón, haciendo posible la vida callejera y ciudadana, 
Los libros de "Repartimientos de la ciudad de Málaga", conservados en el Excmo. Ayuntamiento y Archivo de la Iglesia Catedral, hablan de los huertos y ricos cultivos, tanto dentro como rodeando la ciudad.
El Guadalmedina sigue siendo el río, algo más rebajado en su lecho, al que Al Idrisi describe como "torrente cuyas aguas corren en primavera e invierno y está seco el resto del año". Las huertas mantienen su verdor y lozanía de las aguas extraídas del río, mediante norias y que eran conducidas por acequias hasta el Perchel, donde existían muchas de ellas, como también entre las Puertas de Granada y Antequera, en Puerta del Mar, Atarazanas, dentro de la Alcazaba y a espaldas de Gibralfaro, en el camino Nuevo; así nuestra ciudad se veía adornada y enriquecida por árboles y plantas favorecidos por el clima y la situación.
Por lo tanto este arrabal, el de la Trinidad, estaba cercado de muros, había torres que como afirman Lacerda y Guillén Robles, algunas se conservaban en la mitad de la calle Mármoles, y tenía edificios importantes. Lacerda cree que este barrio ya existía y que ampliándose tomó la forma que tuvo hasta fecha reciente, y que el convento fundado en 1494, le dio su nombre. Guillén Robles, con reservas, cree que este arrabal es el que recibe en los Repartimientos el nombre de La Puente, indicando que había en él unasferrerías y que entre el puente antiguo y lo que después fue Puerta Nueva, existió un puente, durante la Reconquista, igual que poco más allá otro puente posterior dio nombre a la actual calle La Puente.
 El "barrio de Attabanin o de los tratantes de paja, comprende gran parte de los actuales del Perchel y laTrinidad" . Identificado AUabanin, como Perchel y Trinidad, en líneas generales, queda el de Fontanela, que no cita Lacerda
el puerto debió ocupar toda la ensenada, formada entre la playa de poniente o lado izquierdo de la desembocadura del Guadalmedina y lo que hoy es Acera de la Marina, Plaza de Queipo de Llano, Parque, hasta la Plaza de Toros. Simonet, citando un autor árabe, dice cómo "en las afueras de nuestra ciudad, a orillas del mar y frente a los muros, hubo una calzada o muelle, formado de grandes piedras asentadas con orden, en las cuales se entrelazaban las olas ... " Dicho puerto serviría para la carga y descarga de los buques que sostenían las relaciones comerciales con Málaga.
Hasta ahora he tratado de hacer el estudio de lo que pudiéramos considerar exteriores de la ciudad. Ahora tendremos que atraversar los muros y torres que la rodean, describiendo rápidamente los mismos. La ciudad en un sentido amplio debió de estar dividida en tres partes: ciudad propiamente dicha o amurallada, arrabales a izquierda del Guadalmedina también murados, y por último, los arrabales a la derecha del río, murado en parte y constituido en gran parte por huertas y pequeñas industrias de terrerías y conservas.
La ciudad propiamente dicha era la encerrada en una cintura de muralla, interrumpida por torres y cubos macizos que, bajando de la Alcazaba, hacia donde estaba el Picadero (en 1880), hoy Bloques de Cantón, corría por donde entonces se veían sus restos en la Cortina del Muelle; ceñía una eminencia que después se desmontó, para construir la Aduana en el  siglo XVIII, y como hacia el sitio donde se encuentran el paredón que sostiene el terraplén de la Aduana (1880), por su fachada occidental, se bifurcaba yendo uno de sus lienzos a reunirse otra vez con las fortificaciones de la Alcazaba y continuando el otro por la Cortina del Muelle, Acera de la Marina, calle de Pescadores y atravesando Puerta del Mar, corría por la calle de Santo Domingo (hoy Atarazanas) a unirse con las Atarazanas, desde cuya fortaleza subía hacia un puente sobre el Guadalmedina por la calle de Arriola.
De varios arrabales encontramos noticias: uno llamado Fontanela, o de la Fuentecilla y otro de los tratantes de paja. Ibn al Wardi, en el siglo XIV, decía que uno de estos arrabales era más numeroso en población y otro en huertas. 
Pulgar, habla de ellos diciendo, que estaban situados en "llano juntos con la ciudad, el uno que está a la parte de tierra es cercado con fuertes muros e muchas torres; en el otro que está a la parte de la mar, había muchas huertas y casas".
 Ibn Aljatib, cuando hace la comparación entre Málaga y Salé, afirma que cada uno de ellos, formaba una ciudad mayor que la africana . ¿Cuáles eran estos arrabales?
Guillén Robles y La cerda, parecen no estar de acuerdo con Medina Conde, quien juntamente con las descripciones de la historia de la conquista por los cronistas cristianos nos dan una visión de estos arrabales.
"La artillería del Campamento de la Trinidad, apostilló el muro del arrabal y por él entró don Hurtado de Luna, seguido de varios peones y escuderos que, perdidos en las revueltas callejuelas y acometido por los muslines desde las torres y azoteas y desde los aguimeces y minaretes, se vieron diezmados Hasta que pudieron reunirse con su capitán, , en algunas casas del arrabal.
RUINA ARABES PERCHEL
PUERTA DE BUENAVENTURA
MURALLA DEBAJO HOTEL PASILLO DE SANTA ISABEL
BAÑOS PUBLICOS “XAMMAM” MALAQA
palacio de BUENAVISTAy posible ALHONDIGa
Siglo XI
Siglo XIII
Siglo XIV
Cementerio
Arrabal Fontanella
Arrabal Attabanim
BÄB
AL-QASBA
BÄB
AL-LAILA
BÄB
AL-MAL’AB
Antiqayra
GIBRAL-FARO
MEZQUITA MAYOR

3

4

5

12

13

15

16

17

18

22

25

26

28

31

32

33

34

39

36

37

BÄB = PUERTA
ARRABAL
ATTABANNIM
FRANCOS
NUEVA
DUENDES
MERCADERES
CALDEREROS
RONDA DEL ALDARBE
ESPARTERIA
REAL
BEATAS
MONTEROS
ALCAZAR
DOCE REVUELTAS
AGUA
DE LAS GUARDAS
DEL MAR
BÄB
AL-QANTARA
GUADALMEDINA
LAGUNILLAS
CASTILLO GENOVESES
BÄB
AL-FARAY
ISLA DE ARRIARAN
ATARAZANAS
TORRE GORDA
BURCH-HAYTE
BÄB AL-BAHR

8

9

10

23

24

30

ZAPATERIA

21

7

BÄB
AL-KHUL
SANTIAGO
CEMENTERIO
MAQBARA
JUDERIA

1

2

11

19

35

CABALLEROS
PLAZA CUATRO CALLES

20

29

LABRADORES
MEZQUITA MENOR
PUENTE BÂB AL QANTARA
 rio Guadalmedina
ALCAZAR ALCAICERIA AMURALLADA PLAZA MAYOR
ALCAICERIA MEZQUITA 5
PLAZA CUATRO CALLES, MEZQUITA
ADUANA, ALCAZABA
ZOCO,  MEZQUITA
TORRE ALBARRANA,  PUERTA DEL MAR
CASTILLO GENOVESES 28
ADALINES
DESENGAÑO
CURTIDORES
KAISARIYA
PARAISO
PARRAS
PLACENTINES
POSTAS
POZOS DULCES
SAN JUAN
SIETE REVUELTAS
SALADA
TORIL
BARRIOS
DEL ALCAZAR
DE LAS DONCELLAS
CORACHA CORRAL DE LA ALCAZABA
CORRAL DEL CONCEJO
ALCAZABA
TORRE ALBARRANA
ESPADA
ANGOSTA1
ALCAICERIA

7

7

7

7

7

40 Baños públicos

40

40

40

40

40

40

40

40

7

38

ARRABAL
FONTANELLA
BÄB
AL-JAWJA
MALAQA 1487

27

CEMENTERIO
MAQBARA
al pasar el puntero cambia la escena si haces click vas a la imagen elegida
Cementerio
Cementerio

7

7

prehistoriaPrehistoria.html
tartessosTartessos.html
del marTartessos.html
feniciosMalaka.html
cartagoMalaka.html
greciaMainake.html
romaMalaca.html







bizancioMalaca.html







godosGodos_-_Cristianos.html







Islam







cristianosGodos_-_Cristianos.html







modernaMalaga.html







1800...2000Contemporanea.html







XXI2012......html
la AlcazabaAlcazaba.htmlshapeimage_135_link_0

El proceso de islamización que se produce durante los siglos VIII y IX impulsado por la nueva dinastía de los Omeyas, se va a enfrentar con la resistencia de los grupos tribales, así como de los herederos de la aristocracia visigoda, que protagonizarán una lucha contra el Estado Cordobés en el último tercio del siglo IX

La rebelión más importante contra el Estado Omeya, será la que protagonicen, a finales del siglo IX y principios del siglo X, Omar ben Hafsún y sus hijos, cuyo centro se situó en la provincia de Málaga, concretamente en Bobastro. Esta revuelta supuso el último intento de Al-andalus de mantenimiento de los privilegios de tipo feudal por parte de la aristocracia de origen hispano-godo, que se vio destinada al fracaso al carecer de base social que la sustentara, ante el progreso de la islamización en el conjunto de la poblacióN